aire acondicionado

Aire acondicionado: evita estos errores en el verano


Caluroso y húmedo, realmente el verano es el peor clima para soportar. Es aún peor, cuando recurres a tu aire acondicionado para librarte del calor, solo para descubrir que no se está enfriando. O tal vez sí enfría, pero te preocupa que la factura de energía reciba un gran golpe.

¡Pero no te preocupes! Te guiaremos a través de varios errores comunes del aire acondicionado que podrías estar cometiendo en tu casa. La solución de estos problemas dará como resultado un enfriamiento más rápido, mayor comodidad, menos energía desperdiciada y facturas más baratas.

Primer error: uso de un aire acondicionado de tamaño incorrecto

El peor error que puedes cometer ocurre incluso antes de encender tu dispositivo por primera vez. Todos los aires acondiciondados de ventana están diseñados con una cantidad particular de «espacio de aire» en mente. Y tu unidad no será efectiva si tu habitación es demasiado grande o demasiado pequeña para el dispositivo.

Todas las unidades de aire acondicionado tienen una clasificación de unidad térmica británica (BTU), típicamente en el rango de 5,000 a 15,000.

La regla general es que cada pie cuadrado de espacio de la habitación necesita 20 BTU. Más 600 BTU por cada persona que ocupe regularmente la habitación. Es posible que debas aumentarlo hasta en un 10% adicional si la habitación tiene techos altos, recibe mucha luz solar, etc.

Y tampoco compres un aparato que sea demasiado grande. Un aire acondicionado de gran tamaño bombeará una gran cantidad de aire frío pero no permanecerá encendido el tiempo suficiente para deshumidificar la habitación.

La humedad persistente hará que la habitación se sienta más húmeda y seca de lo que realmente debería estar.

Segundo error: abrir tus puertas y ventanas

Aquí tienes un resumen rápido de cómo funciona el aire acondicionado: dicha unidad extrae el aire caliente de la habitación; el aire tibio pasa sobre un refrigerante que absorbe el calor. Así, el aire ahora enfriado se devuelve a la habitación mientras el calor absorbido se expulsa por la parte posterior del dispositivo.

Esta es la razón por la cual las unidades de aire acondicionado deben montarse en una ventana canalizada hacia afuera. Y por qué dichas unidades centrales centrales se encuentran fuera de la casa.

El «aire interior» y el «aire exterior» deben aislarse entre sí para que el aire acondicionado funcione. Si tus ventanas o puertas están abiertas, el calor que se expulsa volverá a entrar.

Tercer error: mantener el aire acondicionado encendido todo el tiempo

Digamos que te vas a trabajar a las 8 am. y vuelves a casa a las 5 pm. Tu temperatura ideal en el hogar es 22ºC. ¿Es más eficiente desde el punto de vista energético (es decir, económico) dejar tu unidad encendida a 22ºC durante todo el día? ¿O deberías apagarla cuando salgas y volver a encenderlo cuando regreses?

La mayoría de la gente piensa que el primer método es mejor, pero en realidad el segundo usa menos energía. Y el ahorro puede ser bastante sustancial. Así pues, cuanto más caliente esté afuera, más ahorrarás utilizando el segundo método.

Cuarto error: establecer la temperatura demasiado baja

Al llegar a casa después de un largo día de trabajo,entras a la misma solo para ser golpeado por una gruesa pared de aire rancio a 32ºC. Entonces, ¿Qué haces? Puedes bajar el aire a 18ºC para que la habitación se enfríe más rápido.

Pero no es así como funciona el aire acondicionado.

Ya sea que tu habitación sea de 21ºC o de 32ºC, el aparato bombea la misma «fuerza» de aire frío. La configuración de temperatura solo le dice al aire acondicionado cuándo dejar de bombear aire frío. Cambiar la configuración de temperatura de 21 a 18ºC no acelerará nada.

En realidad es peor, debido a que el aire acondicionado seguirá funcionando incluso después de que alcance su temperatura ideal. Por ejemplo, si tu temperatura ideal es de 22ºC y configuras la unidad a 18°C, continuará hasta que la habitación alcance los 18ºC. Momento en el que ahora tienes demasiado frío y has desperdiciado mucha energía innecesariamente.

Por lo tanto, configura tu aire acondicionado a su temperatura ideal y deja que haga el trabajo. Si estás cansado de regresar a una casa calurosa y húmeda, considera comprar un termostato inteligente o programable.

Quinto error: dejando las habitaciones y los respiraderos abiertos

aire acondicionado

Si tienes una unidad de ventana

¿Recuerdas cómo las unidades de ventana están diseñadas teniendo en cuenta una cierta cantidad de espacio aéreo? Ese espacio supone que las puertas están cerradas.

Por ejemplo, tu habitación puede tener 150 pies cuadrados, pero si dejas la puerta abierta mientras la unidad funciona, el aire frío se escapará y entrará aire caliente. En efecto, el aparato está tratando de enfriar el aire de tu habitación y fuera de la misma.

Para maximizar la eficiencia, debes mantener las puertas cerradas en cualquier habitación en la que tengas un dispositivo de ventana en funcionamiento. Esto limitará la cantidad de aire que debe enfriarse solo a esa habitación, y también acelerará la rapidez con que se enfría dicho aire.

Si tienes una unidad central

Probablemente tengas ventilaciones ubicadas en cada habitación de tu casa. Si todos sus respiraderos están abiertos, entonces la unidad central está tratando de enfriar cada una de esas habitaciones.

Mientras más espacio de aire necesite ser enfriado, más tiempo tomará enfriar todo ese espacio. Esto también significa que tu unidad deberá permanecer encendida por más tiempo, lo que se traduce en energía desperdiciada y facturas más costosas.

Al cerrar los respiraderos, corta las habitaciones de la unidad central y reduce la cantidad total de aire que debe enfriarse. Esto acelera el enfriamiento de las áreas donde están abiertas las rejillas de ventilación. (También debes mantener cerradas las puertas de dichos espacios).

Sexto error: no hacer circular el aire con un ventilador

La mayoría de las personas usan un ventilador cuando el clima es cálido y cambian al aire acondicionado cuando de verdad hace calor. Pero los ventiladores y los aires acondicionados no deben verse como uno u otro; de hecho, los aires acondicionados funcionan mejor cuando se combinan con los ventiladores. Especialmente ventiladores de techo automatizados.

Así, el aire frío se acumula donde se expulsa. Para las unidades de aire acondicionado de ventana, esto significa que el área justo en frente de la unidad es la más fresca. Ahora, para los dispositivos centrales, las áreas más frías están alrededor de los respiraderos.

Del mismo modo, para enfriar el resto de tu espacio de aire, debes esperar la transferencia térmica, que es dolorosamente lenta, o puedes forzar la circulación del aire enfriado con un ventilador.

Imagina una gota de colorante azul en un vaso de agua. Si esperas, podría pasar horas antes de que el color se filtre por todo el agua. Pero si lo agitas, el color va a todas partes en cuestión de segundos.

Además, la circulación del aire ayuda a que tu sudor se evapore más rápido, y esto tiene un efecto refrescante en la piel. Lo que significa que puedes configurar tu aire acondicionado a una temperatura más alta mientras te sientes igual de cómodo. Este truco puede reducir cantidades significativas de tu factura de energía en los días calurosos.

Séptimo error: no cambiar el filtro del aire acondicionado

No importa cuán limpia esté tu habitación, siempre hay partículas flotando en el aire que son absorbidas por este aparato mientas está funcionando. Así que para evitar que estas partículas causen problemas internos, todas las unidades tienen filtros de partículas.

Un filtro limpio es crucial para una eficiencia óptima. En este sentido, la acumulación de partículas reduce el flujo de aire, lo que obliga a la unidad a trabajar más para extraer la misma cantidad de aire.

En el peor de los casos, un filtro sucio puede aumentar tu factura de energía hasta en un 15%, sin mencionar que vas a tener una mayor probabilidad de problemas de mantenimiento.

aire acondicionado

Si tu aire acondicionado está encendido todo el día y todos los días, cambia el filtro al menos una vez al mes. Si lo usas con menos frecuencia, cambia el filtro una vez cada tres meses.

Algunas unidades de ventana tienen filtros extraíbles que puedes limpiar y enjuagar. De lo contrario, deberás comprar filtros de repuesto según sea necesario.

Octavo error: Olvidarse de limpiar entre estaciones

El funcionamiento regular de un aire acondicionado genera condensación en el interior. Este es un comportamiento normal, y las unidades bien diseñadas tienen formas de deshacerse de esa condensación antes de que cause problemas. Es por eso que ves dispositivos de ventana goteando todo el tiempo.

Normalmente, la condensación se escurre y gotea por sí sola y no tienes que preocuparte por eso. Pero si algo sale mal y la condensación no se produce, el moho y las bacterias podrían crecer dentro de tu unidad.

Y dado que estos dispositivos funcionan al soplar aire frío en la habitación, el moho y las bacterias pueden fácilmente pasar al aire. Esto podría conducir a problemas de salud como asma, neumonía, invasión de moho negro e incluso la enfermedad del legionario.

Y es por eso que es importante limpiar y reparar tus unidades de aire acondicionado al comienzo de cada estación que no sea el verano.

Noveno error: posponer el mantenimiento del aire acondicionado

El mantenimiento regular no solo extiende la vida útil de tu dispositivo. Igualmente, el mantenimiento tendrá a tu máquina funcionando en la mejor forma. Lo que se traduce en un enfriamiento más rápido y eficiente mientras minimizas el uso de energía.

Pero si no puedes permitirte los chequeos anuales de la unidad, al menos evita postergar cuando algo salga mal. Si escuchas algo extraño, como un chirrido o goteo interno, mándalo a revisar. Y en efecto, si algo huele mal, házlo revisar. Y si ves crecimientos negros inusuales o fugas de líquido, ¡házlo revisar!

Es mejor prevenir que curar, y solucionar el problema temprano es a menudo más barato que reemplazar toda la unidad cuando esta se descompone.

aire acondicionado

Décimo error: ignorar las fuentes de calor

Cualquier cosa que puedas hacer para reducir el calor en tu habitación, apartamento o casa contribuirá en gran medida a hacer que tu unidad de aire acondicionado sea más efectiva y eficiente.

  • Reemplaza las ventanas de un solo panel con ventanas de doble panel.
  • Sella cualquier grieta que pueda tener fugas de calor alrededor de las ventanas.
  • Cubre las ventanas iluminadas por el sol con cortinas gruesas de colores claros. Manténlas cerradas durante las horas más calurosas del día.
  • Si es posible, agregua aislamiento a las paredes orientadas al sol.
  • Evita utilizar de manera desproporcionada la CPU de tu computadora o laptop.
  • Evita el uso de dispositivos generadores de calor, como lavadoras y secadoras.
  • Limita el tiempo que pasas cocinando en la estufa o en el horno. Para recalentar, usa el microondas.
  • Pasa las muñecas por agua fría cada vez que sientas calor.

Undécimo error: esperar demasiado de tu aire acondicionado

Al final del día, las unidades de aire acondicionado no son balas mágicas. Incluso si sigues todas las recomendaciones anteriores perfectamente, puede haber días en los que sientas calor. Incluso si tienes funcionado tu dispositivo adecuadamente.

En promedio, tu unidad puede reducir su temperatura interior a aproximadamente -9ºC por debajo de la temperatura exterior. Con una configuración potente y optimizada, es posible que puedas bajar la temperatura en -6 o -3ºC. Pero si hacen 43ºC afuera, prácticamente no hay posibilidad de que tu casa baje de los 18ºC.

Otras formas de mantenerte fresco durante el verano

Las computadoras y las laptops generan más calor de lo que piensas. Durante los meses de verano, ese calor puede contribuir a un aumento de la temperatura ambiente. Si el calor no puede disiparse lo suficientemente rápido, también puede causar daños irreparables a todos los dispositivos.

Si vives en una casa, te recomendamos que compres un termostato inteligente. Los termostatos inteligentes están diseñados para lograr un equilibrio entre maximizar tu comodidad y minimizar el uso de energía. A menudo se pagan por sí mismos dentro del primer año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.