Rango dinámico, ¿qué es y cómo funciona en la fotografía?

En nuestros tiempos la fotografía ha cobrado una importancia sin igual. A donde quiera que vayamos siempre queremos guardar cada recuerdo en nuestras fotos y los móviles cumplen a cabalidad con esta función. Son muchos los términos que se manejan en torno al mundo de las imágenes pero, sin lugar a dudas, una de los más utilizados es el famoso rango dinámico.

A pesar de que siempre estamos tomando fotos, esto no quiere decir que conozcamos toda la terminología perteneciente a esta disciplina. Por tal razón hoy hemos decido explicarte todo lo referente al rango dinámico. Te explicaremos cuál es su naturaleza y la función que cumple dentro de la fotografía.

¿Qué es el rango dinámico?

rango dinámico

El rango dinámico está relacionado con la diferencia que hay entre los matices más claros y más oscuros de una imagen. En este caso los tonos son el blanco puro y el negro puro.

La forma de medir el rango dinámico se denomina «stops», El ojo humano sólo puede captar un máximo de 20 stops. Esto quiere decir que los tonos oscuros que podemos ver en una imagen suelen estar alrededor del millón de capaz oscuras. Lo que significa que podemos apreciar con mayor claridad las tonalidades negras que las claras.

Las cámaras más modernos cuentan con un rango dinámico muy parecido al del ojo humano. Estas están en la capacidad de captar hasta 15 stops. Por su parte, las cámaras digitales llegan un máximo de 12 y 13 paradas por captura fotográfica.

En la foto que expondremos a continuación se aprecia claramente el rango dinámico. Observamos un claro contraste entre las tonalidades oscuras de los arbustos y los matices claros y brillantes que se reflejan en el cielo.

Cuando se edita el rango dinámico buscamos aumentar la exposición de la luz en la imagen para apreciar más detalles. En estos casos la capaz oscuras desaparecen. En cambio, los colores claros, cobran una tonalidad clara que sale de lo normal. Esto hace que el brillo afecte a la imagen en gran medida.

 

Representación del rango dinámico

Uno de los principales problemas que se presentan al momento de representar fielmente el rango dinámico. Mientras las cámaras pueden mostrar un total de 15 stops, las pantallas solo son capaces de capturar un máximo de 10. Este problema afecta el resultado final de la foto. Donde los colores y matices no se representarán de forma natural.

De igual manera esto significa que sin importar la calidad y la sensibilidad del lente de la cámara, siempre obtendrás un resultado inferior ya que ocurre lo mismo cuando se imprime una imagen, es decir, los «stops» bajan de 15 a 10.

Edición y equilibrio 

Una buena forma de controlar el rango dinámico es mediante la edición de las fotografías. Lo ideal sería mantener una equidad entre la visualización de las sombras y el matizado de los colores más claros. Esta imagen que verás a continuación es un buen ejemplo de cómo equilibrar el rango en un foto.

Apreciamos que en la imagen las sombras aún tienen buen protagonismo y no por ello perdemos detalle alguno. Por su parte, los colores más brillantes siguen estando nítidos y claros. También se visualiza con facilidad cada detalle del cielo y las nubes.

HDR

Una de las herramientas que están siendo utilizadas hoy en día para controlar con mayor eficacia el rango dinámico es el HDR (High Dynamic Range). En una fotografía con HDR se exponen múltiples colores para lograr un balance de las tonalidades, el brillo y las sombras. Este es uno de los métodos más modernos en tanto que edición de imágenes.

Como puedes observar esta vez tanto los arbustos como el cielo gozan de una exposición de luz genial. Aunque sigue habiendo una representación muy saturada de los colores. Esto hace que la imagen tenga ciertas tonalidades y tintes que resultan extraños.

Así pues, como has observado a lo largo del artículo. El rango dinámico lo encontrarás una y otra vez en cada una de tus fotos. La mejor forma de afrontarlo es tratando de conseguir un equilibrio entre la exposición de sombras y colores claros.

La clave consiste en que los colores oscuros no nos hagan perder detalles. Mientras que los colores claros no deben exponer a la imagen a una cantidad de luminosidad y detalles que, simplemente, no existen.

Para lograr el mejor equilibrio posible el método que puedes aplicar hoy en día es el HDR. Tu tarea al momento de editar será controlar todos aquellos colores que se vean sumamente saturados. Así evitarás tonalidades y matices irreales.


Deja un comentario