rebote correo electrónico

9 maneras de reducir el porcentaje de rebote en el marketing por correo electrónico

Cada vez hay más personas que están comenzando a buscar métodos de negocio online para complementar sus ingresos o para desprenderse de sus actuales trabajos de riesgo. Además, esta tendencia es muy probable que se vea aumentada debido a la incertidumbre de la económica causada por la pandemia del COVID-19. Con esto en mente, el marketing por correo electrónico es uno de los métodos más utilizados y con buenos resultados, pero para ello hay que evitar una alta tasa de rebote de los correos electrónicos.

Los principiantes que comienzan con el marketing por correo electrónico, suelen cometer muchos errores. Al final esto se traduce a mala reputación de su IP, lo que en resumen provoca que sus campañas publicitarias realizadas por correo electrónico vayan directamente a la carpeta spam de los usuarios. Para evitar esto, o incluso peor aún, para evitar ser incluido en una lista negra, reunimos 8 consejos para reducir la tasa de rebote de correo electrónico.

1. Asegúrate de que es correcto el correo electrónico que has añadido a la lista.

Si estás reuniendo correos electrónicos en tu página web, utiliza doble opt-in, una solución que envíe un enlace de confirmación al correo electrónico de tu usuario. Al hacer clic en el enlace, confirma que la dirección de correo electrónico es correcta, que no ocurrió ningún error tipográfico u ortográfico cuando escribió su correo electrónico, reduciendo así los rebotes de correo electrónico. Existen otras razones (como por ejemplo spamtrap) por las que se aconseja utilizar doble opt-in, pero para no entrar en muchos detalles, simplemente piensa que es una buena práctica utilizarlo y deberías de implementarlo.

Si obtienes correos electrónicos de otra manera, como por ejemplo cara a cara, móvil, etc.), asegúrate de que el cliente escriba correctamente la dirección y, después, envíale también un email para la confirmación de su correo electrónico.

Este proceso puede generar una sobrecarga de trabajo en un principìo, pero a la larga te ahorrará mucho tiempo y dinero.

2. Utiliza un captcha.

Otra recomendación es que implementes un captcha en los formularios de suscripción de email. Es una solución simple para evitar que los bots inunden tu lista de correo, causando así un alto rebote de correo.

3. Implementa un centro de opciones / preferencias.

Otra manera de mantener bajas las tasas de rebote de correo electrónico es implementar un centro de opciones / preferencias donde los usuarios puedan elegir qué tipo de información desea suscribirse.

Por ejemplo, en tu proyecto puedes tocar varias temáticas, pero un usuario puede que sólo esté interesado en una de ellas, por lo que si recibe un correo electrónico de una temática que no le interesa, no leerá tu correo electrónico y lo eliminará al instante, aumentando la tasa de rebote. Para evitar eso, el añadir diferentes opciones en la suscripción, ayudará a que puedas segmentar mejor tus campañas de marketing por correo electrónico.

4. Elimina de la lista los correos electrónicos que han generado un rebote.

Cuando ocurre un rebote, investiga si se trata de un rebote duro o suave. Si es un rebote duro, toma medidas para eliminarlo de tu lista lo antes posible. Hay que aclarar que un rebote duro es cuando se envía un correo electrónico a una dirección y, automáticamente, se recibe un email indicando que ha sido imposible su entrega.

Esta tarea puede ser tediosa hacerlo manualmente, pero existen herramientas para limpiar tus listas de correo electrónico de forma rápida y sencilla. Así que, además de eliminar los correos electrónicos que produzcan un rebote duro, es aconsejable que regularmente hagas una limpieza de los correos electrónicos de normalmente generen un rebote suave.

5. Verifica tu contenido.

A menudo, el camino hacia el infierno está lleno de buenas intenciones. Sin embargo, esto no es una excusa para que los proveedores de servicios de correo electrónico terminen marcando tu boletín como spam.

Existen herramientas que pueden verificar el contenido de tu campaña de marketing por correo electrónico, las cuales informan la probabilidad de que tu correo electrónico sea marcado como spam. Así que afina el contenido para evitar recibir quejas de spam, que a su vez están degradando la reputación de tu IP, volviendo al punto 1 que hemos mencionado anteriormente.

6. Envía regularmente campañas de marketing por correo electrónico.

Si regularmente envías campañas publicitarias, hay menos posibilidades de que las personas se olviden de cuándo y por qué se suscribieron a tu lista y no marcarán tu correo electrónico como spam cuando lo reciban. Ojo! Eso no significa que estés constantemente bombardeando las bandejas de correo de los usuarios de tu lista, ya que eso también podría provocar que tu correo electrónico termine en la carpeta de spam. Haz un pequeño estudio para crear una especie de calendario de envíos de correo electrónicos / boletín, e intenta cumplirlo con contenido realmente interesante para tus usuarios.

7. Mantén un registro de tus informes.

Los principales proveedores de marketing por correo electrónico tienen paneles interactivos donde poder realizar un seguimiento del rendimiento de tus campañas publicitarias. Hacer un seguimiento de la evolución de las tasas de rebote pueden ayudarte a identificar cuáles son tus prácticas comerciales que generan una tasa de rebote a tu lista de correos electrónicos.

Las personas y las empresas son complejas y diferentes, por lo que desde una perspectiva de rebote suave, no existe una única regla para todos. Por ello, vigilar tus rebotes suaves e implementar algunas reglas comerciales para eliminarlos, harás que tus campañas publicitarias sean más efectivas y tengas una buena reputación de IP.

8. No compres ni alquiles listas de direcciones de correo electrónico.

Aunque nunca se aconseja la compra o alquiler de listas de correos electrónicos, es una práctica que realizan muchísimos principiantes. Esta práctica hará que tu tasa de rebote crezca exponencialmente, ya que muchos de los correos que estén en la lista no terminarán leyendo nunca tus campañas (por ser direcciones spamtrap u otras razones).

Además, se trata de una práctica ilegal tipificada en el Reglamento General de protección de Datos, por lo que te arriesgas a ser incluido en listas negras.

9. Evita las direcciones de correo electrónicos inactivas.

Esto no deja de ser un rebote duro. Las direcciones inactivas se encuentran en un estado previo a la cancelación definitiva de la dirección. Al final terminan convirtiéndose en direcciones spamtrap. Estas cuentas inactivas e inexistentes que, proveedores como Outlook, Gmail o Yahoo, las utilizan para detectar a aquellos remitentes que se dedican a enviar correos electrónicos sin autorización del receptor.

Así que, aunque estás cuentas pueden parecer reales, porque son cuentas que existen, realmente no pertenecen a ninguna persona real. El propósito de estas cuentas es identificar a los spammers que no utilizan listas de correos electrónicos optimizadas.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies