relación aspecto 1

¿Qué es la relación de aspecto y para qué sirve?

  • Probablemente hayas escuchado hablar de ella en el ámbito de la foto y el vídeo
  • La relación de aspecto es la relación entre el ancho y la altura de una forma de cuatro lados
  • Si deseas ajustar un contenido específico a un dispositivo en particular, por ejemplo, un fondo de pantalla en un teléfono inteligente, una calculadora es la mejor aliada que puedes tener contigo

En estos tiempos en los que todos tenemos acceso a una cámara de cierta calidad a mano gracias a la inclusión de múltiples sensores en los smartphones, probablemente hayas escuchado hablar de la relación de aspecto en el ámbito de la fotografía y el vídeo. En efecto, junto a otros parámetros como el rango dinámico, es esencial que conozcamos qué significa, cómo obtener información sobre ella y, en última instancia, para qué sirve.

Como decíamos, es casi seguro que hayas escuchado mencionar alguna vez este concepto de relación de aspecto, sea cuando compraste tu último monitor o televisor, o si estabas buscando una buena película o serie en IMDb.

Más allá de las dificultades que esta idea pueda entrañar, por fortuna podemos afirmar que se trata de una cuenta matemática bastante sencilla, que aprenderás a ejecutar tú mismo cuando hayas finalizado este artículo.

¿Qué es la relación de aspecto en la fotografía y el vídeo?

Sin más dilaciones, la relación de aspecto es la relación entre el ancho y la altura de una forma de cuatro lados. Básicamente, una forma como la que tiene una pantalla de televisión o una fotografía.

Y, como cualquier relación matemática, la relación de aspecto de un rectángulo no se refiere a sus dimensiones físicas, sino a cómo se relacionan entre sí el ancho y la longitud de un objeto. No deberías olvidarlo.

Para ser más concretos, un cuadrado perfecto tendría una relación de aspecto de 1:1, porque el ancho es exactamente el mismo que su longitud. Estas relaciones de aspecto se pueden expresar, según las circunstancias, como número enteros o fracciones decimales, lo que dependerá de cuál sea, en efecto, la relación entre las medidas.

Usando la relación de aspecto, uno puede calcular la altura o el ancho de un objeto, siendo la relación más frecuente la de 16:9, interpretada como «dieciséis por nueve», ya que suele indicarse primero el ancho y luego el alto.

En la industria cinematográfica, la relación de aspecto refiere a la forma del fotograma, y dentro de ese ámbito dos de las relaciones de aspecto más comunes son las de 1,85:1 y 2,39:1. Por eso, en ciertos casos, verás barras negras tanto en la parte inferior como parte superior del marco, porque rellenan los espacios vacíos.

Si pasamos a la televisión, aparece la relación de 16:9 que señalábamos antes como la más popular para la mayoría de las transmisiones. Eso no significa, por otro lado, que no existan paneles con diversas relaciones de aspecto.

El desarrollo del sector gaming ha dado lugar, en años recientes, a monitores ultraanchos, que alcanzan los 2,37:1, aunque normalmente se los comercializa como 21:9. Más aquí, también hemos visto otros que llegan a 32:9.

relación aspecto 2

Usar una calculadora, la mejor manera de tratar con ella

Si deseas ajustar un contenido específico a un dispositivo en particular, por ejemplo, un fondo de pantalla en un teléfono inteligente, una calculadora de relación de aspecto es la mejor aliada que puedes tener contigo. Existen innumerables opciones en las que podrías fijarte pero, de las que conocemos, la de Andrew Hedges es aconsejable.

Con esta herramienta, puedes calcular la altura o el ancho en función de una relación de aspecto. También trabajar a la inversa, para calcular la relación de aspecto de un rectángulo en función de las dimensiones físicas.

Sin ir más lejos, puedes lograr el resultado deseado a partir de un cuadro W1 y H1, agregando el ancho físico en el cuadro W2. Automáticamente, vas a tener la altura en el campo H2. Sin dudas, una gran ventaja.

De cualquier modo, tienes que hacer todo lo que esté a tu alcance para conservar la relación de aspecto de tu forma. Hablemos de imágenes o vídeos, desviarse de ella puede afectar el resultado, al punto de que deje de serte útil. Siempre que pretendas obtener resultados precisos, conserva esa relación clave para evitar deformaciones.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies