Bitcoin anónimo

El Bitcoin no rastreable es un mito

Uno de los principales argumentos de venta del Bitcoin cuando comenzó a publicitarse entre el
gran público era la idea de que no es posible rastrear las transacciones de esta criptomoneda,
lo que permitiría –según este argumento– ejecutar transacciones económicas completamente
anónimas gracias a la blockchain.

Sin embargo, este argumento resulta bastante endeble, porque lo cierto es que el Bitcoin sí que
es rastreable y en ningún caso es capaz de garantizar una anonimidad del 100% para sus
usuarios. Por eso, si tenías en mente utilizar el Bitcoin para realizar transacciones ‘opacas’, es
mejor que te lo pienses dos veces.

El Bitcoin no es 100% anónimo

Hay varias las razones por las que el Bitcoin no es una criptomoneda completamente anónima,
pero, a grandes rasgos, todo se reduce al funcionamiento de su blockchain, que utiliza la
validación colectiva para garantizar que sus transacciones sean siempre legítimas y para
impedir que sus usuarios puedan asignarse Bitcoins procedentes de la nada.

Todos los usuarios de la blockchain de Bitcoin pueden comprobar las transacciones realizadas
por cualquier otro desde la creación misma del Bitcoin, ya que estas transacciones se
encuentran registradas en su blockchain y no pueden modificarse ni eliminarse. En este
sentido, todos los movimientos de tu cartera de criptomonedas permanecerán grabados para
siempre mientras la blockchain de la criptomoneda se mantenga activa. No se trata entonces
de algo demasiado anónimo, ¿no te parece?

¿Y qué hay de Satoshi Nakamoto?

Un argumento a favor del supuesto anonimato del Bitcoin es la figura de su fundador, Satoshi
Nakamoto
, que permanece envuelta en el misterio porque todavía no se sabe con certeza
quién se esconde tras este pseudónimo. Aunque todo apunta a que Satoshi, en realidad, es
Nick Szabo –quien ya había propuesto la idea de la blockchain años antes del Bitcoin, incluso
patentaba un intento de criptomoneda llamado ‘Bitgold’–, lo cierto es que esta hipótesis sigue
sin poder demostrarse por completo.

Es cierto que, por sí sola, la blockchain de Bitcoin no permite vincular las carteras de
criptomonedas con sus propietarios en el mundo real, de manera que puedes mover todo el
dinero que quieras dentro de la red de Bitcoin sin que –en principio– quede ninguna evidencia
de quién eres. Pero, en realidad, esta afirmación también es inexacta. Basta un desliz a la hora
de contratar un servicio determinado con Bitcoin o de retirar dinero en efectivo a través de un
cajero de criptomonedas para que tu identidad termine revelándose.

No es posible garantizar un anonimato al 100% en la red

Este problema no es exclusivo de Bitcoin, ya que cualquier actividad que realices en internet
deja una huella en muchos otros dispositivos que están fuera de tu alcance. Ya sea que estés
realizando transacciones en la blockchain, navegando con una VPN o usando el navegador Tor,
lo máximo que puedes conseguir es una buena aproximación al anonimato utilizando técnicas
de cifrado, contraseñas robustas y diferentes herramientas de ciberseguridad. Sin embargo,
siempre quedará algo de información que eventualmente puede rastrearse hasta dar contigo.

En el caso de Bitcoin, tu identidad puede desvelarse si utilizas esta criptomoneda para realizar
una compra digital. En el caso de las VPNs, puede que accedas a un servicio online como Netflix
o Amazon, donde eventualmente deberás registrarte para poder disfrutar de sus ventajas. Por
otra parte, en el caso del navegador Tor, únicamente puede mantenerte en el anonimato hasta
cierto punto, ya que su encriptación tampoco es 100% invulnerable.

¿Y qué hay de Monero y las Privacy Coins?

Es cierto que existen las llamadas ‘Privacy Coins’, lideradas por la popular criptomoneda
Monero. Estas criptomonedas intentan mitigar el problema de la rastreabilidad de la
blockchain de Bitcoin o Ethereum utilizando sistemas de ofuscación que permiten la validación
colectiva de las transacciones, pero impiden su comprobación por parte de los usuarios. Esto,
en principio, parece aproximarse mucho al completo anonimato.

Pero incluso la blockchain de Monero podría ser vulnerada eventualmente mediante un
ciberataque adecuado, y son varias las agencias de inteligencia que ofrecen recompensas para
quienes lo consigan. Por eso, ni siquiera Monero puede garantizarte el anonimato total de tus
transacciones en la red. En este sentido, entonces, la combinación de diversas herramientas de
seguridad y la prudencia en la red son las mejores herramientas con las que cuentas para
aproximarse a una privacidad total que, pese a todo, nunca podrás alcanzar.


Deja un comentario