Cómo disparar un Time Lapse con tu cámara DSLR o sin espejo


Un Time-lapse o lapso de tiempo es lo opuesto a la cámara lenta: en lugar de ralentizar las actividades de movimiento rápido, aceleran las actividades lentas. Son perfectos para mostrar el movimiento de las nubes, las multitudes, el tráfico y similares. Igualmente, puedes usarlos para mostrar cosas que se mueven lentamente, como las flores.

Asimismo, lo bueno de los Time-lapse es que son muy fáciles de fotografiar. O esto dicen los fotógrafos; puesto que cada cuadro es una sola imagen fija. Ahora, vamos a ver algunos conceptos básicos para disparar la cámara por uno mismo.

Considera esto antes de empezar

Como es posible fotografiar un Time-lapse con tu iPhone, en este artículo vamos a ver cómo hacerlo, pero usando las cámaras DSLR o cámaras sin espejo. Estas te van a dar mayor control.

Además de tu cámara, necesitarás un trípode para mantener todo asegurado en la misma posición. También, necesitas un intervalómetro; esto para poder tomar fotos en el mismo intervalo. Algunas cámaras tienen uno incorporado, pero si la tuya no lo tiene, cualquier lanzamiento de obturador remoto decente funcionará de igual manera.

Lo último que debes hacer antes de comenzar, es averiguar cuántas imágenes debes tomar. Hay calculadoras que pueden ayudar, pero vale la pena hacer las cuentas por ti mismo.

Hay tres tasas de reproducción de vídeo estándar: 24 cuadros por segundo (fps), 25 fps y 30 fps. Para vídeos en línea, se recomienda ir con 30 fps, pero cualquiera lo hará; solo debes cambiar un poco la matemática.

Para este ejemplo, se eligió trabajar con 30fps. Significa que necesitamos 30 imágenes fijas por cada segundo de vídeo final. Si quieres tomar un corto Time-lapse de 15 segundos, entonces son 450 fotos: 15 x 30 =450.

Ahora que sabes que tienes 450 marcos para que puedas jugar, es hora de determinar cuál debe ser el intervalo entre cada uno. Suponiendo que vayas a filmar un atardecer durante 30 minutos; 30 minutos son 1800 segundos. Por lo que, si tomas una foto cada 4 segundos (1800 / 450 = 4), vas a comprimir media hora en 15 segundos. Todo ello a 30 cuadros por segundos. Sumamente fácil.

Para tu Time-lapse, debes realizar el mismo proceso y calcular el intervalo que necesitas. La mayoría de las veces, vas a querer algo entre 1 y 20 segundos. Todo lo que va a demorar más tiempo, es disparar la toma y todo se acelerará enormemente.

Disparando el Time-lapse

Primero, debes encuadrar tu toma y asegura tu cámara en el trípode. Debes tomar algunos disparos de prueba para obtener la exposición correcta. Una vez que hayas averiguado qué ajustes quieres usar, debes configurar tu cámara en modo Manual y marca la opción.

De igual forma, debes tomarte unos minutos para enfocar correctamente y luego cambia tu lente al enfoque manual. No querrás que nada cambie entre disparos.

Ahora, debes establecer el intervalo, y si es posible, el número de disparos con tu intervalómetro. Cada dispositivo es diferente, así que si tienes dificultades con tus dispositivos, debes consultar el manual.

También, tienes que decidir entre disparar con los formatos RAW o JPEG. Si sólo estás haciendo unos pocos cientos de cuadros, te recomiendo RAW. Si estás filmando unos pocos miles, puedes considerar el JEPG.

Una vez que todo esté listo, debes presionar el botón del obturador en el intervalómetro y retrocede. Tu cámara debería pasar ahora la siguiente mientras tomas una foto cada pocos segundos.

Preparando los marcos

Con todos los fotogramas tomados, es hora de combinarlos en un Time-lapse real. Si estás familiarizado con un editor de vídeo como Adobe Premier, puedes usarlo sin ningún problema. Para los fotógrafos, sin embargo, la opción más sencilla es utilizar Adobe Lightroom.

Ahora, debes importar todas las fotos, excepto las tomas de prueba, a Lightroom. Asimismo, revisa y asegúrate de que todo se vea bien y que no falten tomas.

Ahora, una vez que te hayas asegurado de que todo esté bien, ve al módulo “Desarrollar” y selecciona la primera imagen. Puedes realizar las ediciones que quieras. Es recomendable cambiar la relación de aspecto de vídeo a 16:9, esta es la relación de aspecto estándar de vídeo en pantalla ancha.
Acto seguido, debes ir a “Editar”, luego, “Seleccionar todo” y después en “Configuración”. A continuación, ve a “Configuración de sincronización”.

Debes asegurarte de que todo esté seleccionado y después haz clic en “Sincronizar”.

Esta acción aplicará las mismas ediciones a todos sus marcos, por lo que no tienes que pasar y hacer todo de manera individual.

Ahora crea tu vídeo

Con todos los cuadros listos para usar, es hora de crear el vídeo de Time-lapse. Podrás hacer esto con una plantilla de presentación de diapositivas Lightroom muy útil. Esta versión de la plantilla solo exporta vídeos a 29.97 fps; pero plantillas antiguas soportan ajustes antiguos de 24, 25 y 30 fps.
Ahora, debes descargar el ajuste prestablecido y agregarlos a la carpeta “Plantillas de presentación de diapositivas” de Lightroom. Ahora, debes ir simplemente al módulo “Presentación de diapositivas”. Luego, debes navegar hasta el archivo de plantilla descargado.

Con la plantilla agregada, debes dirigirte al módulo “Presentación de diapositivas”. Debes seleccionarlo desde el navegador de plantillas.

De la misma forma, en la esquina inferior izquierda de la pantalla, haz clic en “Exportar vídeo”.

Ahora, debes ponerle nombre a tu Time-lapse, además debes seleccionar si va a ser de 1080p o de 720p. Esto lo haces en el menú desplegable “Programación de vídeo”. Haz clic en “Exportar” y el Time-lapse se va a guardar.

Del mismo modo, debes comprobar si en efecto el vídeo se ha guardado, además, debes asegurarte de que todo está bien. de esta forma, ya habrás hecho un primer Time-lapse básico.

Ten en cuenta algunas consideraciones

En primer lugar, debes saber que los Time-lapse están creciendo tanto en popularidad, como en complejidad. En este artículo, te hemos guiado para que hagas uno bastante simple. En este sentido, hay muchas maneras de llevar las cosas más allá.

Asimismo, las cámaras no son perfectas. No toman la misma foto cada vez que presionas el botón del disparador. A menudo, hay pequeñas variaciones. De igual forma, si hay un poco de parpadeo en tu Time-lapse, es debido a esta condición. Ahora bien, si quieres mucho más control y una forma de suavizar las variaciones, puedes ver las herramientas que son las mejores para hacer Time-lapses.
Así pues, puedes ser creativo con tus tomas. Los medidores de intervalo más avanzados te permitirán cambiar la velocidad de obturación entre los cuadros, (a mendo llamados rampas de bombillas o “zarzas”). Esto es para que puedas hacer la transición entre el día y la noche, u otras situaciones en las que cambian los niveles de luz. También, puedes usar cabezas de trípodes motorizadas para poner movimiento a tus tomas.

Si te gustan los Time-lapses, también vale la pena que aprendas a editar vídeos. De esta manera, podrás combinar mejor tus tomas, agregar música y hacer vídeos más interesantes.

Por último, los Time-lapses están en la intersección entre la fotografía y la videografía. Son divertidos para jugar, aunque pueden tomar mucho tiempo para hacerlo bien. ahora, ya sabes lo básico para hacerlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.