las empresas

Las empresas se están volviendo públicas a pesar del dinero


En primer lugar, el mercado de Nasdaq es el sueño de toda la vida de muchos. Más aún cuando estas fundando una de las empresas más rentables del planeta. Además, el valor cambia cuando las mismas se hacen públicas. Es como ver a un bebé crecer bajo tu protección. Y este bebé se convierte en una empresa multimillonaria.

Sin embargo, los tiempos han cambiado. La dramática afluencia de capital de riesgo en los últimos tiempos, está permitiendo a las empresas reducir la marcha de sus ofertas públicas. Además, la acumulación de montañas de efectivo por parte de compradores estratégicos. Y el aumento de las empresas de compra de capital privado; están haciendo que otras formas de salida sean opciones viables.

Si bien el número de empresas que cotizan en la bolsa ha caído un 52%, el espíritu empresarial no ha caído. La verdad es que se ha acelerado. Muchas de las compañías que finalmente van a cotizar en bolsa este año, lo están haciendo mucho tiempo después de que pudiesen.

Un ejemplo de esto es Uber. Cuando salió a bolsa este año, su valoración era tan grande que se había colado en el lugar 280 de 500 de la lista Fortune. Asimismo, TransferWise prolongó cualquier movimiento hacia los mercados públicos. Todo ello a través de una venta secundaria que les permitió mantenerse en privado y más que duplicar su valoración.

Lo mejor para las empresas no es necesariamente lo mejor para otras

las empresas

En primer lugar, los estados de ánimo de los empleados cambian con el precio de las acciones. Además, las OPI (Oferta Pública Inicial), vienen con una carga de escrutinio público; los problemas administrativos ocupan un tiempo precioso. Y los ciclos de informes de 90 días a menudo entran en conflicto con la planificación estratégica a largo plazo.

Además, muchos inversores públicos solo están interesados en movimientos a corto plazo. Del mismo modo, existe el riesgo relacionado de que los inversores activistas renuncien a la estrategia a largo plazo. Esto en pos de sus propios objetivos a corto plazo. Aun así, salir a la luz pública sigue siendo importante para muchas empresas en crecimiento.

Igualmente, las OPI hacen que sea más fácil competir por el talento. Las acciones públicas ofrecen valor en efectivo tangible. Y claramente valorado para los candidatos y empleados que están sopesando ofertas competitivas o que deben ser retenidos. Si bien las compañías privadas pueden proporcionar eventos de liquidez privados puntuales a través de ventas secundarias.

Las compañías públicas tienen una capacidad mucho mayor para comprometer y retener a miembros valiosos del equipo a través del desembolso continuo y ordenado de la compensación basada en errores.

Las OPI podrían ser las mejores opciones para las empresas

Asimismo, las OPI pueden facilitar la capacidad de una empresa para realizar adquisiciones. Así como facilitar asociaciones estratégicas. Muchas veces, las empresas utilizan capital público para realizar más adquisiciones. Que en parte ayudan a impulsar el crecimiento de unos cientos de millones a una valuación de miles de millones USD.

A pesar de que las empresas privadas pueden realizar adquisiciones con acciones. Es mucho más fácil hacer un trato con la moneda pública negociable. También, es más fácil establecer asociaciones estratégicas importantes, debido a que los socios potenciales tienen información fácilmente accesible sobre el negocio y la posición financiera de la empresa.

las empresas

Del mismo modo, las OPI son un gran hito y una marca de logros para todo el equipo. Igualmente, las OPI aumentan la moral de los empleados y la satisfacción laboral. Los empleados que ayudan a guiar a su compañía desde sus primeras etapas. A través de la salida a la bolsa, se sienten satisfechos y contribuye a la cultura corporativa. Ni qué decir tiene que le cae bien a sus bolsillos y al de los fundadores.

Asimismo, operar bajo el ojo vigilante de Wall Street es engorroso, pero hace que una empresa sea resistente. Tan complicado como manejar una compañía pública, el escrutinio público a menudo hace que las compañías sean más disciplinadas en la ejecución. Y esto les ayuda a construir negocios más predecibles.

Esta disciplina y transparencia pueden impulsar el éxito a largo plazo, que a su vez se acumula en beneficio de sus clientes, socios, accionistas y empleados.

Algunas recomendaciones para los fundadores que tienen en mente una Oferta Pública Inicial (OPI)

En primer lugar, deberías recaudar mucho dinero. En este momento, los dólares de capital de riesgo son abundantes y el costo del capital es barato. Sin embargo, si tienes acceso a un capital abundante, también lo hacen tus competidores. Si no quieres estar en desventaja en relación con ellos. Debes usar este capital con prudencia y mantener un poco de reserva.

Y todo ello en caso de que los mercados cambien. Del mismo modo, ha habido casos de que días antes de que los mercados cambiaran. Son cambios en la estrategia que se deben hacer antes de que pase una catástrofe, o antes de que la empresa llegue a su éxito total.

Del mismo modo, muchos de los negocios que se han hecho públicos o que están en vías de hacerlo en los próximos años. Han adoptado modelos de negocios que abarcan cada elemento de la experiencia del usuario. Y permiten a las empresas capturar una gran parte del valor acumulado.

Igualmente, este tipo de integración vertical crea un tremendo valor y profunda competencia. Además, es importante destacar que estos negocios solo se pueden construir en entornos como ahora. En donde hay suficiente capital disponible con una disolución razonable.

las empresas

Debes ampliar tus capacidades empresariales

También, debes considerar ampliar tus capacidades de producto. Con un montón de dinero en efectivo a la mano y tu compañía con un buen múltiplo de ingresos. Puede ser prudente considerar ampliar tu oferta mientras aún es privado. Así pues, tanto a través de la inversión en recursos de desarrollo interno, como mediante la adquisición de empresas.

Todo ello con productos complementarios pero con una menor tracción en el mercado. Esto es particularmente relevante para las empresas donde el costo de adquisición de clientes es alto. Así pues, con una oferta de productos más amplia, puedes vender más a los clientes existentes. Todo ello amortizando los costos de adquisición y, con suerte, mejorando la retención con una oferta de productos más completa.

Para finalizar, debes entender que cada compañía traza su propio camino hacia el éxito. Por lo que lo mejor para una empresa, no es necesariamente lo mejor para la otra.  Ahora, la tendencia se mueve hacia las empresas públicas. Y muchos ejemplos te recomendarían que hicieras lo mismo. Así pues, lo bueno del mercado actual es que salir a la bolsa o no, queda de parte de los fundadores de las empresas mismas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.