star wars

Star Wars Jedi: Fallen Order review: nadie lo esperaba


Si juegas esta enrega de Star Wars, pasarás mucho tiempo con el héroe, Cal Kestis. Mientras te deslizas por embudos de hielo, o colinas de lodo. En algunos planetas, cronometrando los saltos para llevarte a viñas en las que puedas pasar a otro tobogán. Este juego te recordará más a Crash Bandicoot que Dark Forces o Knights of the Old Republic.

Esto se debe a que Fallen Order no es un juego de acción o de rol; se trata de exploración y descubrimiento. El recorrido es el punto completo del juego. Hay muchos momentos en el juego en los que puedes sentir que Lara Croft o Nathan Drake recibieron un sable de luz. En vez de alguien de la Guerra de las Galaxias.

Y la gente desprecia el juego durante las primeras horas. Nunca viste las películas de Star Wars y pensaste: ¿Qué bueno sería ir a escalar? Nunca quisiste ser un Jedi para poder estar solo con tus pensamientos y tu droide. Y menos columpiándote en viñas y recogiendo nuevos ponchos. Y esto se ven el los juegos de PS4.

No ayuda que Kestis sea un personaje de vainilla, con poca personalidad discernible. Los bloqueos, los problemas de velocidad de fotogramas y el tiempo que pasas atascado en la geometría del juego dificultó incluso querer continuar. Y mucho menos divertirte.

Y luego, lentamente, durante las siguientes horas, comienzas a sentirte bien con Jedi: Fallen Order y finalmente disfrutaste de sus encantos. A pesar de sus defectos. Se convierte en una de las historias más interesantes que has visto en un juego de Star Wars, con suficientes giros y sorpresas para atrapar a cualquiera que sea fanático de la historia.

En este Star Wars no hay orden

star wars

Cal Kestis era un padawan, un aprendiz de Jedi, cuando el Emperador Palpatine envió la Orden 66, una orden que comenzó la Gran Purga Jedi. Eliminando a la gran mayoría de esta orden en pocos minutos. Kestis se ve obligado a esconderse en un astillero hasta que descubre que el Imperio lo está cazando.

Casi al mismo tiempo que descubre una posible forma de devolver a los Jedi al poder que alguna vez disfrutaron. Pero el Imperio también tiene algunas ideas nuevas sobre cómo rastrear y finalmente matar al último Jedi restante y comienza a competir con Kestis para controlar un objeto de gran poder.

Jedi: Fallen Order responde a la pregunta de qué les sucede a algunos de los pocos Jedis sobrevivientes y a sus aprendices. Cuando su estructura de apoyo y autoridad gubernamental es eliminada. De repente, pelear con un sable de luz no es más que un anuncio de su propia muerte.

Hacer lo necesario para sobrevivir en ese entorno es un tema principal del juego, junto con tratar de mejorar las cosas para los Jedi. Si tal cosa es posible.

Kestis está detrás de un tal MacGuffin que puede ayudarlo a reclamar el orden Jedi y restaurarlo a alguna forma de poder. Es ayudado por una nave llena de la selección estándar de jugadores y marginados del universo de Star Wars. Así como por un útil y adorable droide llamado BD-1 que opera como su compañero.

BD-1 es interpretado por Ben Burtt (el diseñador de sonido real para las películas de Star Wars). Y tiene más personalidad y expresión en sus animaciones y vocalizaciones que la que Kestis es capaz de proporcionar.

Los personajes secundarios son mejores

De hecho, todos los personajes de Star Wars secundarios del juego son más interesantes que Kestis, con sus propios fracasos, triunfos y arcos que te hacen desear que se pase más tiempo con ellos en lugar del héroe insípido con el que estás atrapado.

Esto es a menudo un problema con las propiedades principales de Star Wars, aunque las películas más recientes han hecho un trabajo mucho mejor al centrarse no solo en el tipo elegido que viene de la nada y es genial porque te dicen que lo es.

Kestis está un poco atrás, pero al menos el elenco de apoyo y los que conoces en el camino son mucho más memorables que esta pizarra en blanco eternamente confundida.

Asalto a tumbas y peleas con sable láser

star wars

Lo que realmente haces en Fallen Order es viajar a una variedad de planetas, atacar tumbas, explorar selvas, nadar bajo las piernas de los AT-AT e intentar estar un paso por delante del Imperio.

Tus compañeros permanecen en la nave durante tus aventuras, en su mayor parte, y depende de ti explorar cada área para encontrar pistas sobre el siguiente paso en la búsqueda.

El desafío más apremiante es casi siempre tratar de descubrir cómo llegar del punto A al punto B, que es un cambio refrescante para el universo de Star Wars. Hay batallas y algunas de ellas son gloriosas, pero la gran mayoría del tiempo lo pasas resolviendo acertijos y explorando, no peleando.

Aprende a no preocuparte si no puedes encontrar todos los secretos o acceder a todas las áreas de cada planeta, porque siempre puedes regresar cuando desbloqueas una nueva habilidad de Fuerza o un salto más alto para ver más de cada bioma. Es una estructura y ritmo, que a menudo se siente traído de los juegos de Metroid, de hecho.

Todo esto se ve frenado por problemas técnicos, que plagaron el juego durante la semana que estuvieron jugando antes de su lanzamiento. Jedi: Fallen Order se estrelló en una Xbox One X varias veces y otro usuario informó fallas similares en PS4 4.

A menudo hubo problemas con los cuadros caídos y a veces se quedaba atascado en la geometría de un nivel. En última instancia, tenías que reiniciar por completo para escapar. El primer parche previo al lanzamiento ayudó un poco al rendimiento en Xbox One, y un representante de Electronic Arts dijo que hay parches adicionales en camino.

Esta entrega de Star Wars no está a la talla de la saga

Pero en este momento, Jedi: Fallen Order no proporciona el nivel de rendimiento, o incluso la jugabilidad básica en algunos puntos, que se esperan de un juego de esta talla en Xbox.

Definitivamente toma tiempo para que esta estructura comience a funcionar y valga la pena, aunque esa recompensa está ahí . Podrás estar gratamente sorprendido de lo satisfactorio que resulta el juego una vez que desbloqueas algunas mejoras y obtienes un mayor dominio de tus poderes, lo que hace posible explorar más del mapa.

Y cuanto más exploras, mejor se pone. Jedi: Fallen Order comienza a renunciar a las grandes y épicas piezas que quieres de un juego de Star Wars a medida que continúas. Incluida una batalla impresionante en la que asedias a un AT-AT en una escena que se siente como si fuera Shadow of the Colossus.

La combinación inteligente de exploración, rompecabezas de diseño clásico integrados en enormes estructuras subterráneas o basadas en la selva. Y la tradición de Star Wars funciona mucho mejor de lo que indicaría la primera hora o las dos horas siguientes. Y explorar cada mundo para encontrar cada actualización secreta y estética una vez que tengas todas tus habilidades es sorprendentemente agradable.

De todos modos, Jedi: Fallen Order es un juego sobre viajar por el espacio en tu propia nave, tratar de encontrar tu lugar en la galaxia y explorar entornos aislados y difíciles de alcanzar a través de una variedad de opciones de recorrido. El combate debe quedar en segundo plano, ¿verdad? No, ciertamente no.

El combate deja mucho que desear

star wars

El combate es un poco aburrido, al principio. Todo con lo que tienes que trabajar son golpes, bloqueos y rolls para escapar de los ataques. Es de memoria, a pesar de la diversión inherente de empuñar una espada láser brillante.

Pero a medida que ganas puntos de habilidad y desbloqueas habilidades que expanden lo que Kestis es capaz de hacer. Empiezas a sentirte no solo competente, sino peligroso. Puedes fijarte en un solo enemigo y rodearlo, esperando que ataquen para poder salir del camino y contraatacar.

Además, Puedes usar la Fuerza para empujar a un soldado de asalto, gritando, por un precipicio. Puedes ralentizar tus ataques y pasar a una mejor posición. También puedes atraer enemigos hacia ti y luego arrojarlos de regreso a sus amigos para dividir grupos. Del mismo modo, puedes desviar los rayos bláster con tu sable láser entre ataques directos.

Hacer malabarismos con varios ataques con diferentes estilos de sables de luz, mientras prestas atención a la cantidad limitada de energía de la Fuerza que tienes, es desafiante pero factible. Las simples pulsaciones de botones para ataques tienen sentido tácticamente, mientras que las animaciones reales en el juego hacen que todo parezca fluido y coreografiado.

Tienes opciones; la forma en que eliges luchar depende de ti y cambia según la situación y la cantidad de enemigos. Y esos enemigos aumentan de intensidad, desde animales salvajes locales hasta soldados de asalto. Y hasta fuerzas anti-Jedi especialmente entrenadas. Pero tendrás que jugarlo tú mismo para descubrirlo.

Tomará tiempo para que puedas adaptarte al juego

Al final del juego, eres una máquina de matar, con una gran variedad de opciones cuando se trata de fastidiar a cualquiera que se cruce contigo. Y el servicio de fans no termina ahí; Jedi: Fallen Order presenta uno de los mejores sistemas de personalización de sables de luz que puedas ver en un juego.

Te da la oportunidad de elegir el color de tu espada, el material que forma la empuñadura y su color, los emisores, los agarres y más. Desbloquea más y más opciones para tu espada. Y pasa una cantidad embarazosa de tiempo jugando a disfrazarte con sable láser y buscando más opciones para tu espada.

Aprender los secretos del sistema de combate es obligatorio, a menos que decidas jugar en el nivel de dificultad centrado en la historia. Hay algunos duelos y batallas largos y técnicamente desafiantes a lo largo del juego.

Incluidos algunos momentos agotadores donde te arrojan oleadas y oleadas de enemigos. Aprender a terminar tu propio igual en el combate es satisfactorio. Pero Jedi: Fallen Order a menudo depende de varios enemigos para tu desafío, lo que es menos interesante.

Sí, hay mucho sobre este juego que es incómodo. Pero para hacer algo diferente, tienes que hacer algo diferente y eso significa que puede tomar un tiempo para que un juego encuentre su equilibrio. Y más aún cuando vuelven a salir de Star Wars las películas.

Jedi: Fallen Order es agradable, con advertencias sobre su rendimiento y algunos aspectos de su diseño adjuntos, pero va a lugares que no esperas y llegas allí por una ruta que nunca hubieras considerado. Esa es una opción audaz para un juego tan inherentemente comercial.

Jedi: Fallen Order es un juego defectuoso, a veces desordenado. Pero es una experiencia de Star Wars que no sabías que querías. Y después de terminarlo, definitivamente quieres más.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.