pantalla en negro al encender el ordenador

Solución: se queda la pantalla en negro al encender el ordenador

Seguro que alguna vez te ha pasado esto o conoces a alguien que le ha pasado, y es que el hecho de que se quede la pantalla en negro al encender el ordenador es un error bastante común. Si es cierto que aún suele pasar más en ordenadores antiguos que en nuevos, pero sea cual sea tu caso, aquí te voy a decir cuales suelen ser las razones y cómo solucionarlas.

Pantalla se queda en negro al encender el ordenador: Pantalla y conexiones

Lo primero y más sencillo que tienes que hacer es comprobar que la pantalla te funciona correctamente y que sus conexiones están bien conectadas. Si te has asegurado que las conexiones están bien y sigue sin encenderse, entonces prueba a conectar otra pantalla (tuya o de un/a amigo/a).

Aclarar que cuando me refiero a que la pantalla se queda en negro, es que la pantalla se enciende pero no muestra nada, la imagen es en negro.

Pantalla se queda en negro al encender el ordenador: Memoria RAM

La probabilidad mayor que hace que se quede la pantalla en negro al encender tu ordenador es por un problema de la memoria RAM. Esto suele ser por dos razones, o bien porque algún módulo de memoria RAM que está dañado, o porque no está haciendo buen contacto todos sus pines.

La solución aquí es sencilla. Primero verifica que está bien conectada y hace buen contacto todos sus pines. Para ello extrae los módulos, limpia los slots de memoria RAM con un spray para limpieza apropiado para este uso. Puedes conseguirlo en cualquier tienda de informática local u online. Después limpia los módulos con cuidado. Lo mejor es emplear un alcohol isotrópico y algodón. Sobre todo la zona de los pines, los cuales con el paso del tiempo pueden ensuciarse/desgastarse por el polvo/corriente, respectivamente.

Una vez limpios los slots y los módulos, prueba a ponerlos de nuevo y comprobar si funciona o no. En el caso de que siga la pantalla en negro al encender tu ordenador, entonces prueba intercambiarlos de slots. Cuando sólo tienes un módulo, prueba dicho módulo en otras ranuras a ver si en alguna te funciona.

Si aún con eso no funciona, si tienes un único módulo, es muy probable que éste esté dañado, y poniendo uno nuevo ya lo tendrías solucionado. En el caso de tener varios módulos de memoria RAM, entonces prueba a conectar uno y a encender el PC a ver si ahora ya se enciende la pantalla. Haz el mismo proceso con los demás módulos hasta que te encienda la pantalla. Con el módulo que siga sin funcionar, está indicándote que ese módulo está dañado.

Si tienes varios módulos de memoria RAM y haciendo esas pruebas (incluida la limpieza de los slots) sigue sin encenderse la pantalla, es muy probable que la avería sea causada por otra razón.

Tarjeta gráfica dañada o mal conectada

Haz el mismo proceso de limpieza con la tarjeta gráfica, también muchas veces suele ser este el motivo de por qué aparece en negro la pantalla al encender el ordenador. Si no, es posible que la tarjeta gráfica esté dañada. Si es una gráfica de gama media/alta, también puede ser problema de la fuente de alimentación que no suministra bien la energía requerida para la tarjeta gráfica a través de su conector PCI-E.

Otro motivo puede ser la fuente de alimentación

No es raro que la fuente de alimentación no esté funcionando correctamente y no suministre la energía necesaria para alimentar todo el sistema y el ordenador no funciona, pudiendo hacer que la pantalla se quede en negro cuando enciendas el ordenador. Esto suele suceder más con fuentes de alimentación de gama baja, ya que sus calidades son muy bajas y apenas cuentan con medidas de protección contra subidas/bajadas/cortes/etc de tensión, por no decir el bajo porcentaje de eficiencia que tienen.

Aquí tienes pocas opciones para probar. Una de ellas sería a través de un tester e ir comprobando las salidas si están ofreciendo los voltajes correctos, pero ya se requiere más nivel del conocimientos, por lo que en este caso la solución rápida sería comprar una fuente de alimentación. Que puede ser buen momento para intentar comprar una de gama media/alta para evitar este tipo de situaciones.

Como no es 100% seguro que el problema sea de la fuente de alimentación, tendrás que decidir si comprarte una fuente de alimentación y ver si se soluciona o no el problema, o que un técnico especializado te haga las oportunas comprobaciones.

Motivo: BIOS / Placa base

Otras veces el problema viene desde la BIOS. Ya sea porque se ha dañado el software de la BIOS o por una mala configuración.

En las placas base actuales, es raro que te suceda esto ya que suelen contar con doble BIOS para que si la que se está utilizando se corrompe, entonces carga la BIOS secundaría, pero en ordenadores más antiguos sí podría suceder. Otras muchas veces es porque se ha configurado mal, quizás haciendo overclocking…

Si tu placa base es vieja, prueba a desconectar de toda corriente tu ordenador y quitar la pila durante 5 minutos. Prueba de nuevo a encender el PC a ver si ya se enciende la pantalla. En el caso de que no lo haga, tendrás que acudir a un técnico especialista y, quizás, hasta tengas que verte obligado a cambiar la placa base o toda la base de tu ordenador, ya que será difícil encontrar una placa base compatible con los demás componentes que tiene tu sistema. Pero bueno, siempre tienes la opción de acudir a un mercado de segunda mano.

Si la placa base es nueva, prueba a resetear la BIOS desde el botón reset que suele tener en su interior o exterior, o también quitando la pila durante varios minutos. Otra opción es flashear la BIOS (aunque sea Dual). En las placas base nuevas se puede flashear la BIOS desde un pendrive. Tendrás que descargar la última versión estable desde la web oficial del fabricante de la placa base. Asegúrate de seleccionar correctamente la placa base correcta. Conectando el pendrive en el puerto indicado para ello y encendiendo el ordenador, se pondrá a actualizarse la BIOS automáticamente.

También cabe la posibilidad de que la placa base se haya dañado (los motivos pueden ser diversos), en este caso, tampoco tienes muchas opciones, simplemente acudir a un centro de asistencia técnica. La otra es arriesgarte a comprarte otra placa base compatible con los demás componentes de tu ordenador y rezar que ahora ya vaya todo bien ^^

Procesador dañado o no compatible

Aunque en la actualidad es muy raro que un procesador se dañe y cause este tipo de problemas, quizás pueda pasarte. En este caso, y siempre que hayas hecho todas las anteriores comprobaciones, no tendrías más remedio que cambiarlo por uno nuevo.

No obstante, cabe la posibilidad de que el procesador funcione correctamente pero que sea este el motivo de por qué la pantalla se queda en negra al encender el ordenador. Es muy común que cuando se compra un ordenador a piezas, haya un desconocimiento de la compatibilidad entre la placa base y el procesador. Aún utilizando un procesador / CPU compatible con el socket de la placa base, puede que no sea compatible, incluso actualizando la versión de la BIOS.

En esta situación tienes que acudir a la página web del fabricante de tu placa base y asegurarte que es compatible con el modelo de procesador que tienes. Si tienes suerte, quizás con una actualización de la BIOS hagas que sea compatible, pero si no es el caso… no te queda otra que cambiarte el procesador para que sea compatible con la placa base o viceversa.

Pueden existir otras razones que hagan que tu pantalla se quede en negro al encender el ordenador (por ejemplo, en un portátil la causa más común suele ser la memoria RAM, chip gráfico GPU dañado o se tenga que hacer un rebaling,…), pero los casos que te he descrito son los más comunes. Si no tienes miedo en hacer estas pruebas, es muy probable que puedas solucionar el problema.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies