Cómo verificar si una VPN está funcionando y detectar fugas.

Cómo probar si una VPN está funcionando y detectar fugas

Cuando adquirimos una red privada virtual lo primero que necesitamos saber es si realmente es segura antes de navegar por internet. Por eso mismo hemos creado este extenso artículo para probar si una VPN está funcionando y cómo detectar fugas.

Gracias a una VPN podemos mejorar nuestra privacidad en internet, el problema es cuando se fuga información de la misma. Esto puede ser un grave problema, así que vamos a ver si nuestra VPN está funcionando y cómo detectar fugas. Pero antes, debemos hacer un repaso por los tipos de fugas existen y luego probaremos unas herramientas para poder detectarlas rápidamente.

Tipos de fugas VPN

Si una VPN trasmite la dirección IP en lugar de la del servidor VPN, entonces esto sería una fuga. Existen tres tipos de fugas que se pueden detectar muy fácilmente con herramientas rápidas y simples: fugas de IP, WebRTC y DNS.

En cuanto a las fugas de IP pueden ocurrir mediante IPv4 e IPv6. En el caso de las fugas IPv4, ocurren cuando la VPN no protege nuestra dirección como es debido. Generalmente esta clase de fallos no se ven muy seguidos que digamos, ocurren únicamente cuando falla una VPN.

Cuando ocurre una fuga IPv6, sucede cuando intenta conectarse a un sitio que admite IPv6, pero su VPN es únicamente compatible con IPv4. De esta forma tenemos la IPv6 desprotegida y el sitio web puede detectar la dirección IP. La única manera de evitar esta clase de fugas es actualizando su VPN o cambiando por otro que sea compatible.

Las fugas de WebRTC son diferentes: Web Real-Time Communication (WebRTC) es una colección de tecnologías estandarizadas que le da la oportunidad a los navegadores que se comuniquen entre sí sin la necesidad de usar un servidor intermedio.

Entre medio de todo este proceso puede ocurrir que accidentalmente se revele la dirección IPv4 y nuestra ubicación. En caso de que esto ocurra, tendremos que deshabilitar las solicitudes WebRTC con una simple extensión en nuestro navegador preferido.

La última de las fugas vendría a ser la DNS. Las mismas sucede cuando las solicitudes de DNS se envían a servidores estándar sin pasar por la VPN y usar los DNS de la VPN. Aquí simplemente cambiando el servidor debería solucionarse; en caso de que ocurra demasiado seguido, deberíamos considerar cambiar de VPN.

Herramientas para probar o testear una VPN

Una vez que tenemos en claro qué es lo que estamos buscando, vamos a tener que usar ciertas herramientas para poder detectar la fuga. Para esto podemos usar ipleak.net de AirVPN e ipleak.org de VPNArea.

Las dos cumplen el mismo propósito así que podemos usar la que más nos guste. Nosotros para esta guía vamos a usar ipleak.net.

Por lo tanto, lo primero que haremos será ingresar a ipleak.net sin habilitar una VPN. Aquí no vamos a encontrar ninguna pantalla de bienvenida ni nada similar, nos envía a los resultados de prueba de forma inmediata.

Probando conexión sin VPN activado.

En la parte superior podremos ver la dirección IP, justo debajo encontraremos el país y la ciudad en donde vivimos. Un pequeño detalles es que en varias ocasiones puede mostrar una ciudad cercana, esto no es culpa de ipleak, sino que el IPS o proveedor de internet se conecta a un servidor que se encuentra en dicha ubicación.

También encontraremos la prueba de IPv6 del lado derecho de nuestra dirección IP. En caso de que aparezca como “No accesible” significa que no hay problemas. Justo debajo se encuentra el resultado de la prueba WebRTC, en caso de encontrarse vacío, significa que todo está bien.

Luego podemos visualizar la prueba de DNS en donde vamos a ver una gran cantidad de direcciones IP. Estas serian todos los servidores en donde rebota la señal antes de llegar a ipleak.net. Si es así, entonces está todo correcto.

Por ahora todo está bien, pero tenemos que hacer la prueba con la VPN, con nuestra conexión protegida. Para esto simplemente vamos a conectarnos y volver a cargar la página, se ejecutará el análisis automáticamente.

Probando fugas de VPN.

En el ejemplo que acompaña el artículo, podemos ver que los resultados de pruebas de IPv6 y WebRTC se encuentran sin problemas. Para detectar las fugas DNS vamos a tener que ver si nuestra dirección IP real se encuentra en la lista. En caso de que no se encuentre, no habría ninguna clase de problema.

Tambíen puede ocurrir que la ubicación de la dirección VPN se encuentra en un lugar diferente al seleccionado. Esto ocurre por la manera en que las direcciones IP se registran; las direcciones IP se mueven constantemente, pero se demora bastante en actualizar la información.

Pero no te preocupes, no es un problema de seguridad en realidad, con el paso de los días la dirección IP aparecerá en dónde se supone que debe estar.

Es muy raro encontrarse con fugas de IPv4, IPv6 y WebRTC. En cambio, las fugas DNS son más comunes que sucedan, debemos asegurarnos de verificar los servidores DNS para estar seguros de que nuestra IP original se encuentra entre las direcciones.

De esta sencilla manera podemos ver si nuestra VPN se encuentra funcionando y lo más importante, detectar fugas lo antes posible para cuidar toda nuestra valiosa información y seguridad.


Deja un comentario