Qué son las velocidades de lectura y escritura

¿Qué son las velocidades de lectura y escritura y por qué son importantes?

  • Hoy vamos a ver qué son las velocidades de lectura y escritura, pero sobre todas las cosas por qué son importantes.
  • Existe una gran diferencia entre ciertos tipos de discos duros, también entre sus velocidades.
  • Aunque para darnos cuenta, dependerá en gran medida de qué actividad llevamos adelante con nuestro ordenador.

Es muy probable que en alguna ocasión te preguntaras qué son las velocidades de lectura y escritura y por qué son importantes. En este simple, peor detallado artículo vamos a abordar este tema para que no te quede ninguna duda.

¿El almacenamiento tiene velocidades?

Los fabricantes siempre mientras varios números en sus materiales de marketing. En muchas ocasiones se trata de “velocidades de lectura y escritura”, medidas que se usan para comparativas de la rapidez con la que una unidad puede leer y escribir datos.

Dichos números comenzaron a tomar una importancia aun mayor, cuando las unidades en estado sólido o SSD se volvieron en casi un estándar, al día de hoy la mayoría de ordenadores tienen un SSD o la gente quiere añadirle uno. La velocidad de lectura y escritura de estos discos es simplemente brutal.

Un disco estándar podría llegar a tener velocidades de lectura y escritura de 80 a 160 mb/s. Mientras que los SSD comienzan en 320 mb/s y pueden llegar a miles de megabytes por segundo.

Velocidades de lectura y escritura

Las velocidades de lectura y escritura a menudo se combinan, pero implican distintos procesos de archivos en el ordenador.

La velocidad de lectura mide qué tan rápido el disco es capaz de leer o acceder a los archivos almacenados en este. Si intentamos abrir un archivo de varios gigabytes, un SSD gracias a su velocidad de lectura, puede iniciarlo rápidamente. Incluso puede ayudar a mejorar los tiempos de arranque, básicamente vuelve una PC (cualquiera) mucho más rápida.

Por otro lado, la velocidad de escritura mide qué tan rápido es capaz de escribir un archivo en la unidad. La mayoría de las veces veremos esto cuando intentamos copiar un archivo de un lugar a otro. Cuando estos archivos son grandes, aparece el temporizador y vemos cuánto tiempo le lleva. Mientras más rápida es la velocidad de lectura, más rápido hace esto, por ejemplo.

Entradas y salidas por segundo

Antes de lanzarnos a adquirir un SSD basándonos en las velocidades de lectura y escritura; debemos tener en cuenta que no son necesariamente los indicadores más importantes de la velocidad de la unidad. Las velocidades de lectura y escritura que los fabricantes suelen medir es la velocidad secuencial.

Las estructuras de archivos son, esencialmente, un grupo de bloques de datos que se encuentran conectados. Las velocidades secuenciales miden qué tan rápido puede leer el disco y escribir bloques de datos en un orden fijo. Esto es algo que se nota mucho en archivos muy grandes.

Sin embargo, la mayoría de veces vamos a leer y escribir archivos más pequeños en bloques de datos separados y aleatorios. En este caso es posible que tengamos que prestarle atención a la velocidad de lectura y escritura aleatoria de la unidad. En varios casos, esto puede influir en pequeñas cosas que hacemos en el ordenador y hacer que la experiencia sea considerablemente más rápida.

¿Me daría cuenta el cambio en las velocidades de escritura y lectura?

Para notar la diferencia entre unidades va a depender del ordenador y del nivel de actualización. Si venimos de un disco duro mecánico o estándar y pasamos a un SSD, entonces la diferencia será considerablemente notable, muchísimo más de lo que te imaginas.

La gran diferencia es que los discos duros estándar usan procesos mecánicos de la vieja escuela que requieren más tiempo para acceder a los datos. El tiempo necesario para iniciar el sistema se reducirá de minutos a simplemente segundos y muy pocos. Incluso la enorme mayoría de cosas que haremos en el ordenador, será significativamente más rápida.

Sin embargo, las diferencias entre las unidades de estado sólido de diferentes velocidades de escritura y lectura, no son tan notorias. La única forma de notar una diferencia es cuando movemos o trabajamos archivos considerablemente grandes, de muchos GB. En las tareas cotidianas, la diferencia es mínima, podríamos hasta decir nula, por lo menos en cuanto a si nos daríamos cuenta o no.


Deja un comentario