Estafas criptográficas más comunes que debemos evitar

6 estafas criptográficas comunes que debemos evitar en 2022

  • Las estafas criptográficas van en aumento, junto con la popularidad de la industria de las criptomonedas.
  • Por suerte, mantenerse a salvo de esta clase de situaciones, no es algo demasiado complicado; simplemente debemos prestar atención.

Vivimos en una época en donde las criptomonedas son más populares que nunca; esto deriva en diferentes estafas y amenazas de toda clase. Este 2022 no será diferente y debemos estar atentos a las estafas criptográficas más comunes que, sea como sea, debemos evitar.

Estafas criptográficas comunes que tenemos que evitar en 2022

Bombeo y descarga

Las estafas de bombeo y descarga son de las estafas criptográficas más comunes, aunque una de las más difíciles. Si vamos al caso esto existe desde hace bastante tiempo en los mercados bursátiles. Básicamente, es cuando un inversor adquiere una cantidad considerable de una acción o, en este caso, criptomonedas, a un precio de descuento masivo.

El inversionista obtiene un enorme descuento, así que es muy difícil no considerarlo una buena inversión. Sin embargo, al poco tiempo de comprar las acciones, el inversionista promocionará intensivamente en todos los puntos de venta posibles de manera engañosa. Tan pronto como varias personas despistadas inviertan su dinero en este activo, el inversor inicial deshará la mayor parte de inversión, lo que hará que obtenga una buena ganancia y que las personas que invirtieron sufran perdidas considerables.

Si bien estos esquemas están prohibidos en el mercado de valores desde hace bastante tiempo y, generalmente, se los considera inexistentes. En la industria criptográfica son algo bastante normal. Muchos estafadores adquieren tokens de pequeña capitalización de mercado a precios demasiado bajos. Estamos hablando de una fracción de centavo.

Después, lo promocionan en todos lados, es posible que el precio de un token de pequeña capitalización de mercado aumente de forma considerable. Pero, eventualmente, el estafador dejará de lado su inversión inicial y todos los que invirtieron sufrirán grandes pérdidas.

Los tirones de alfombra

En este caso podríamos decir que se encuentran estrechamente relacionados con los esquemas de bombeo y descarga en varias cosas. La idea de ambos es parecida, aunque en este caso son los desarrolladores de la criptomoneda son quienes están estafando. Estos desarrolladores, crean una criptomoneda única con la intención de comprar cantidades abrumadoras antes de que se incluya en cualquier intercambio de criptomonedas público.

Los desarrolladores tendrán la mayoría de las monedas; luego de esto sigue la estrategia de bombeo y descarga de promocionar la criptomoneda usando cualquier medio disponible. Una vez que muchas personas han invertido, simplemente venderán todas las criptos en su posesión.

Evidentemente, los tirones de alfombra son considerablemente más extremos que la estafa anterior. Debemos tener en cuenta que esta clase de estafa puede lograr que el precio de una criptomoneda baje en un 99%. Incluso, algunos se encuentran codificados de forma que las víctimas no puedan vender la criptomoneda de ninguna manera.

Falso soporte técnico

La idea es relativamente reciente en la industria criptográfica. Por suerte, estadísticamente hablando poca gente cae en esta clase de estafa, pero es necesario saber sobre este tema. Si en alguna ocasión recibimos algún mensaje de emergente o que dice que existe alguna clase de error y la única forma de solucionarlo es llamando a un número desconocido, no debemos llamar.

En la mayoría de los casos nos redirigirá a un centro de llamadas de otro país, el estafador intentará sacarnos la mayor cantidad de información posible durante la llamada. Por suerte, en la mayoría de los casos únicamente perderemos dinero, aunque como dice el dicho: el tiempo es dinero.

Si nos vamos al mundo de la criptografía, los estafadores fingen ser empleados de intercambios de criptografía. En varios casos, logran obtener billeteras de las cuentas de varias personas de servicios como Binance, Coinbase, etc.

Suplantación de identidad

Veamos, las estafas de phishing existen desde hace bastante tiempo en prácticamente todos los ámbitos. El problema es que en criptografía pueden ser demasiado convincentes. La forma de funcionar es la misma de siempre, enviar un correo electrónico o mensaje de texto con un enlace a algún sitio que visitamos diariamente.

Generalmente, en el correo, nos dirá que necesitamos iniciar sesión con urgencia; esto termina proporcionándole nuestras credenciales al pirata informático. Es posible recibir un correo de Binance solicitando que cambiemos la contraseña o que iniciemos sesión para verificar la seguridad. El sitio se verá exactamente igual, lo único que cambiara y lo hace de forma leve, es su dirección URL, debido a que no pueden existir dos direcciones exactamente iguales.

Falsas afirmaciones

Cuando nos cruzamos un sitio web de un nuevo proyecto criptográfico, podríamos llegar a pensar que es confiable. La web podría mencionar que la moneda se encuentra auditada por terceros confiables, que tiene varios inversores, socios, seguidores, etc. Pero tendremos que mirar más de cerca cada proyecto y notaremos que las “auditorías” se hacen en compañías sospechosas que simplemente dirán que la criptografía está bien siempre que les pague.

En algunos casos, puede que ni siquiera exista una auditoria. Los inversores pueden ser demasiadas imágenes de archivo junto a una vaga descripción de quién es, en teoría, esa persona.

Las estafas de criptoinfluencers

Los influencers y las criptomonedas son del siglo XXI, evidentemente tiene sentido que ambos terminen por juntarse, lo que crea el marketing de influencers. El problema que es algunos influencers se usan como herramientas para que las marcas promocionen sus productos y ahora, también se usan para promover proyectos criptográficos. El problema es que un enorme porcentaje de proyectos criptográficos que los influyentes promocionan son estafas de bombeo y descarga o estafas de cualquier índole. En muchos casos, ni siquiera los mismos influencers saben de que se trata de una estafa, simplemente se preocupan por cobrar.

Muchos influencers respetables fueron atrapados promocionando criptomonedas fraudulentas hace tiempo. Recuerda que estas personas también son seres humanos, pueden equivocarse o actuar de mala fe adrede.


Deja un comentario