agregar música vídeo 1

¿Cómo agregar música a un vídeo en pocos pasos?

  • Buena parte de la audiencia tiende a coincidir en que le falta algo a un vídeo sin sonido de fondo. Esto no te obliga a agregar audios en todos tus vídeos, pero sí a evaluar si conviene hacerlo
  • En caso de que la respuesta que te des a ti mismo, o que te dé tu equipo, sea positiva, debes considerar una serie de pasos imprescindibles para añadir con éxito música a tus producciones

La producción audiovisual puede ser un infinito mundo de posibilidades, sobre todo para quien recién está dando sus primeros pasos en la materia, Por ejemplo, si tienes la imagen pero crees que para estar completa le falta el sonido, entonces es importante saber cómo agregar música a un vídeo. Te lo enseñamos fácilmente.

Lo primero que tienes que tener en cuenta, desde ya, es que no se trata de agregar un sonido porque sí, sino con un sentido. La música de fondo, o cualquier otro tipo de audio que consideres oportuno, debe como mínimo acompañar aquello que se está viendo y, en el mejor de los casos, aportar con su letra o su melodía a lo que observamos.

Por lo tanto, tienes que administrar este recurso con mucho cuidado para evitar abusar de él, o prescindir innecesariamente cuando bien podrías incluirlo en tus producciones, para darles un toque distintivo.

Pasos esenciales para agregar música a un vídeo

Piensa en el tono

La elección de la música perfecta para tu pieza audiovisual es la que marcará, al final, su éxito o su fracaso. Lejos de querer ponerte presión, debes ser consciente de que la música puede afectar las emociones del público, así que aprender a combinarla con lo que muestra la pantalla es tan importante como la edición de vídeo en sí.

agregar música vídeo 2

Por supuesto que a medida que ganes experiencia irás afinando el oído, y podrás imaginarte con una mayor precisión qué tan bien combinan pistas de audio específicas con los vídeos sobre los cuales estés pensando aplicarlas. Mientras tanto, es recomendable que hagas lo más sencillo de todo: el método de prueba y error.

No te limites únicamente a un tono, sino que piensa en varios y ponlos a correr sobre tus vídeos, aprovechando que seguramente dispones de un sistema de vista previa para comprobar qué tan bien combinan los elementos.

Bibliotecas musicales libres de regalías

El asunto de los derechos comerciales de muchas pistas musicales es uno que todavía no tiene solución, y sobre el que irás aprendiendo a medida que te involucres en este ambiente, así que lo mejor para comenzar es ceñirte solamente a las bibliotecas musicales libres de regalías, que te aseguran no tener reclamos en tu contra.

Si eres uno de los tantos creadores que se preguntan por qué deberías usar estas bibliotecas cuando tienes cientos de canciones disponibles en Spotify, YouTube Music y iTunes, la respuesta es simple: para no arriesgar tu trabajo. Puedes sufrir una demanda sobre tus productos, y eso obligará a que dejen de poder publicarse. Normalmente, eso significa que no percibirás dinero por el esfuerzo, etc.

Dicho de otro modo: no importa cuánto pagues por tu música en streaming, no eres dueño de esos contenidos. Entonces, recurre a bibliotecas de música libres de regalías, como Soundstripe, por citar un ejemplo.

Obtén la licencia de la canción perfecta

agregar música vídeo 3

Ya tienes de dónde sacar tus temas, y eso significa que es el momento de descartar algunos para seleccionar otros. Alternativamente, si vas a usar una con derechos de autor porque crees que es perfecta, obtén su licencia. Siempre que no lo hagas te expones a que un abogado de Content ID identifique el tema, y te demande.

Por si acaso, una demanda puede cerrarse por 100.000 dólares de multa, o 10 años de prisión. Depende el país.

Lleva todo a la línea de tiempo de tu editor

Con tus sonidos ya escogidos, haciendo hincapié en la música pero también los demás, llévalos al editor de vídeo. Muchas veces te ocurrirá, y no es nada extraño que suceda, que ese audio ideal te decepciona al utilizarlo. Pero no tienes que frustrarte ni nada de eso. En ocasiones, un sonido que no te gustaba acabará por encantarte.

Si tienes algunas horas de edición de vídeo encima, sabrás que sólo hace falta soltar los archivos de sonido dentro del timeline o línea de tiempo, y poner a reproducir el contenido junto con el vídeo, que irá en otra línea de tiempo. Recuerda que puedes adelantar la pista, atrasarla, recortarla, y modificarla de miles de maneras.

Repite el proceso las veces que tengas que hacerlo

Una de las ventajas de las bibliotecas musicales libres de regalías es que puedes hacer y deshacer con los contenidos que halles en ellas, así que es otro motivo para darnos la razón si no quieres gastar de más. Indudablemente, puedes invertir en licencias de vez en cuando, pero no tiene sentido hacerlo siempre.

Puede que para un vídeo, si es de una extensión de tiempo respetable, necesites varias canciones o sonidos. Multiplicándolos por las licencias de cada uno, si tienes que pagarlas, terminarás perdiendo dinero, no ganando. Así que aprende a discernir situaciones, y haz y deshaz con tus ediciones de vídeo y audio cuanto debas hacerlo.

¿Qué más te gustaría saber acerca del proceso para agregar música a un vídeo?


Deja un comentario