Cómo tomar fotos de fuegos artificiales

Cómo hacer fotos de fuegos artificiales

  • Hacer fotos de fuegos artificiales puede parecer una tarea sencilla, pero es algo que requiere una gran preparación y tecnicismos que deberíamos tener en cuenta.
  • Intentaremos brindarte los mejores consejos para que logres una fotografía de gran calidad en cualquier clase de evento.

Siempre estamos tomando fotografías de diferentes momentos que quedarán inmortalizados para siempre, especialmente cuando se trata de fechas importantes como Navidad o Año nuevo. En estos eventos es normal que disfrutemos de muchos fuegos artificiales, los cuales invaden el cielo y fascinan la visión de sus espectadores ¿Se pueden inmortalizar? ¿Cómo deberíamos hacer fotos de fuegos artificiales? Lo analizaremos un poco más abajo y no, no es algo sencillo.

¿Cómo lograr buenas fotos de fuegos artificiales?

A pesar de que pueden ser muy impresionantes los destellos y explosiones de los fuegos artificiales, en cuanto al tema fotográfico es algo aburrido. Aislados, pueden parecer algo pasado por un programa de edición de imágenes. Pero las mejores fotografías de fuegos artificiales siempre tienen un extra, algo que está ocurriendo alrededor. Desde personas, paisajes, una enorme cuidad; pero siempre nos encontraremos un extra que mejora la imagen final.

Cuando se lanzan fuegos artificiales, se organizan para obtener un espectáculo increíble. Esto significa que se lanzan de forma individual o en ráfagas, uno detrás del otro. El problema es que es algo raro que el cielo se ilumine completamente. Sabemos que mientras los estamos apreciando se ven genial.

El problema es que en las fotografías no es lo mismo, un único fuego artificial parece algo aburrido, monótono, anticlimático incluso. La gran mayoría de fotografías de fuegos artificiales, en realidad son imágenes de larga exposición, las cuales tomaron todos los que estallaron durante un periodo de 10, 20 o más segundos.

Tecnicismos a considerar para hacer buenas fotos de fuegos artificiales

Cuando vamos a capturar una fotografía, vamos a disponer de dos opciones, una de estas es mala y la otra es mejor. La primera y peor sería tomar la cámara e intentar medir el tiempo para capturar todos los fuegos artificiales mientras explotan. Algo que, evidentemente, tiene sus riesgos y el resultado, bueno, no sería el mejor.

En cambio, la segunda es montar la cámara en un trípode y usar un tiempo de exposición largo para que los fuegos artificiales estallen en algún momento de la misma, esto es de lo que hablamos anteriormente.

Entonces, lo primero será llegar mucho antes de que comience la exhibición. Instalaremos el trípode y encuadraremos la zona en donde creemos que estarán los fuegos artificiales. Evidentemente, es factible que más adelante tengamos que ajustar alguna que otra cosa. Sin embargo, lo ideal es tener lo que se pueda listo antes de que comience el show.

La lente que usemos dependerá de la distancia a la que nos encontremos de la pantalla. Usar Zoom nos dará flexibilidad para adaptarnos a cualquier escenario. Aunque, generalmente, no deberíamos estar demasiado lejos para usar un teleobjetivo largo. Lo más importante es usar el enfoque manual.

En cuanto a la apertura, es menos importante que la velocidad de obturación. Tendríamos que pararnos demasiado lejos de la pantalla para que la profundidad de campo termine siendo importante. La apertura debería estar entre f/8 y f/16, dependerá de la luz ambiental. En caso de que estemos sobre una ciudad, f/16 será mejor; si estamos en un campo o bosque, f/8 sería lo ideal.

Últimos consejos para hacer una buena fotografía

Teniendo en cuenta que los fuegos artificiales brillan demasiado y como estamos usando un trípode, el ISO no es algo que debería quitarnos el sueño. Lo ajustaremos a 100 y listo. La exposición la ajustaremos con la velocidad de obturación.

No existe una velocidad de obturación que capture fuegos artificiales. Ya sea que tengamos el obturador durante 10 segundos o 30 segundos abiertos. Lo que realmente importa es el medio segundo durante el cual los fuegos artificiales están brillando al máximo.

Aquí lo que marca la diferencia es que, con el obturador en 30 segundos, lograremos capturar un aproximado de seis ráfagas de fuegos artificiales, en lugar de un par. Esto también nos proporcionara más tiempo al fondo para exponer.

Entonces, comenzaremos con una velocidad de obturación de unos 10 segundos y haremos algunas pruebas. En caso de que las fotos aparezcan sobreexpuestas, entonces ajustaremos la apertura o reduciremos el tiempo de exposición a cinto segundos. Si se encuentran sub expuestos, es posible abrir la apertura o directamente elegir exposiciones de 20 segundos. Evidentemente, aquí la única forma de encontrar lo que funcionará será probar, equivocarse y volver a probar.

Para terminar, es importante estar preparados para ajustar la velocidad de obturación y apertura en medio del evento. Mientras que la exhibición avanza, es posible encontrarnos con explosiones más grandes y momentos más calmados. Puede ocurrir que la velocidad de obturación, que al principio nos proporcionó una excelente exposición, termine por sobreexponer.


Deja un comentario