criptomonedas 2023

¿Qué se espera de las criptomonedas en 2023?

  • Éste ha sido un año de aprendizaje para las criptomonedas. Hay motivos de peso para considerar que esas son buenas como malas noticias, según el ángulo desde el que se analicen los hechos
  • La «purificación» del entorno cripto viene dada por las mayores regulaciones, el interés de nuevos usuarios más prudentes que los iniciales, y la caída definitiva de determinados proyectos cripto

A esta altura y salvo sorpresa, podemos coincidir en que 2022 probablemente no será recordado como el mejor año para las monedas virtuales, con la mayoría de ellas perdiendo buena parte de su valor, y algunas incluso desapareciendo del mapa. Pero, ¿qué le espera a las criptomonedas en 2023 según los especialistas?

Ésta es una pregunta recurrente, ya que la mayoría de los usuarios quieren saber qué piensan los expertos del tema. Como ha quedado en evidencia en los últimos meses, hacer pronósticos sobre el devenir de Bitcoin y las altcoins no parece lo más fácil del mundo. Y eso se debe a que no sólo hay que considerar los factores internos, sino externos.

Sin embargo, estamos aquí justamente con ese objetivo, y en medio del criptoinvierno que ha significado este año, podemos obtener algunas conclusiones interesantes que nos ayuden a comprender mejor qué ha ocurrido, y qué sucederá a medio y largo plazo, ya que allí podrían estar las claves de una nueva tendencia, bajista o alcista.

Un 2022 para el olvido, pero que deja varias enseñanzas

Volviendo a lo que pasó este año, al menos en los dos tercios del calendario 2022 que han quedado atrás, podemos ver que el mercado de las criptomonedas ha caído en torno mil millones de dólares, con las principales criptos perdiendo cerca de un 50% de su cotización al 31 de diciembre de 2021, cuando reinaba el optimismo.

Por supuesto, las causas de este desplome son variadas y, si las sumamos, entenderemos el por qué del mismo. Mayores regulaciones sobre las criptomonedas y el blockchain, un público más temeroso y el final de ciertos proyectos que estaban entre los de mayor rendimiento ha hecho que el sector retrocediera como nunca.

Las regulaciones han crecido, y no dejarán de hacerlo

Que la política y sus amigos de la banca tradicional iban a intentar domesticar las criptomonedas era lógico. Recientemente hemos visto distintos tipos de medidas en la mayoría de los países tendientes a recortar la libertad original que tenían quienes habían adoptado las criptomonedas. Sólo unos pocos se han vuelto aún más abiertos.

Y aunque la excusa es que trabajan para que las criptomonedas sean más seguras como inversión/especulación, desalentando su uso para blanquear dinero de delitos, en casi todos los territorios ya no son monedas outsiders. Dicho de otra forma, probablemente si tienes dinero en criptomonedas el Gobierno de tu país lo conoce.

Pero en este punto, en el que somos conscientes de que las criptos funcionarán tarde o temprano dentro de los actuales marcos regulatorios, incluso agradeceríamos que éstos fueran comunes a todos los países, y estén perfectamente explicados para que las personas que dan sus primeros pasos no tengan problemas.

Mayor adopción, pero con más «peros»

Un informe de Chainalysis por estas semanas señala que, para el segundo trimestre de 2021, la adopción de criptos había aumentado un 880% desde 2020. Sí, a pesar de que la mayoría de ellas valen menos que desde entonces. Posiblemente nunca antes tantos comercios habían aceptado el Bitcoin y las altcoins como en la actualidad. Podríamos achacarlo a la estabilidad, un valor indispensable a la hora de captar nuevos usuarios.

Éstos no dejan de ser augurios positivos para algunos profesionales del sector.

Algunas monedas fallarán

No todas las criptomonedas de 2023 que comiencen el año activas lo terminarán, y eso tampoco está mal del todo. Muchos proyectos de monedas no tienen el dinero ni otros fundamentos para permanecer activos en días bajistas. Como consecuencia inmediata de ello, unos pocos proyectos se fortalecerán, y el valor de sus monedas crecerá.

En 2022 no faltaron ejemplos de lo que estamos mencionando, con el caso de LUNA como principal muestra. Echando un vistazo al gráfico anterior podemos observar cómo esta criptomoneda se desplomó de la nada.

Conclusiones

No hay ninguna duda de que las criptomonedas y las cadenas de bloques tienen un gigantesco potencial, y que apenas estamos al tanto de un pequeño porcentaje de éste, lo que nos obliga a seguir atentos las novedades.

No obstante, también es verdad que estamos atravesando instancias de gran incertidumbre, y que los desarrollos que se vislumbran en las próximas semanas y los próximos meses podrían provocar una tendencia u otra.

Y tú, ¿qué crees que les deparará a las criptomonedas en 2023 y en los años siguientes?

Descargo de responsabilidad: El contenido y los enlaces provistos en este artículo solo cumplen propósitos informativos. islaBit no ofrece recomendaciones o consejos legales, financieros o de inversión, ni sustituye la debida diligencia de cada interesado. islaBit no respalda ninguna oferta de inversión o similares aquí promocionadas.


Deja un comentario