¿Cómo crear una hoja de ruta de productos?


En este post, cubriré mi estrategia para construir una hoja de ruta de productos que sea simple y efectiva. La hoja de ruta del producto que surge de este ejercicio te ayudará a decidir el orden en el que debe abordar las distintas ideas de nuevas características del producto.

También verás cómo este plan de trabajo del producto se ajusta perfectamente a tus objetivos empresariales para que puedas seguir añadiendo más valor a tus clientes actuales, añadir nuevos clientes a tu negocio y mantener tu liderazgo en el mercado a través de tu producto.

En mi papel en WebEngage, mantengo este repositorio de ideas en Google Sheets (la versión Excel de Google). Aunque usamos JIRA para la gestión de proyectos, me parece que JIRA es un poco torpe para registrar una lista de tales elementos y construir una hoja de ruta de productos. Google Sheets es una solución rudimentaria pero sencilla y eficaz para el problema de crear hojas de ruta de productos.

Cada idea para una nueva función de producto ocupa una sola fila dentro de esta hoja de Google. Por lo tanto, así es como se ve la Hoja de Google al principio:

hoja de ruta

Paso 1: Categorizar cada idea de producto

Semanalmente clasifico cada idea de la lista anterior en una de las cuatro categorías siguientes:

Optimizaciones: Lo ideal es que se trate de tareas más pequeñas que impliquen la resolución de algún problema de una mejor manera, como una interfaz de usuario. Una mejora de la interfaz de usuario o un cambio de funcionalidad menor.

Trabajar en estas optimizaciones probablemente ayudará a nuestros clientes actuales a resolver algo rápida o intuitivamente. Pero es muy probable que estas optimizaciones no ayuden en la adquisición de nuevos clientes.

Nuevas características: Estas son nuevas características en las que tenemos que trabajar y que añadirán valor a nuestros clientes existentes y también nos ayudarán a adquirir nuevos clientes.

Disruptores: Los disruptores también son nuevas características con la diferencia de que estas características nos adelantarán a la competencia y crearán mucho ruido alrededor del producto de una manera que casi todo el mundo quiere usar nuestro producto. Es probable que sólo tengas algunas de estas ideas perturbadoras en tu lista anterior.

Distracciones: Las distracciones son ideas que no deben ser consideradas porque es probable que no beneficien a los clientes existentes de manera significativa, ni que ayuden a adquirir nuevos clientes.

La idea detrás de esta categorización es asegurarnos de que, una vez que la priorización esté hecha. Deberíamos ver que estamos trabajando en una mezcla saludable de características a través de las categorías en cualquier momento en el tiempo.

Por ejemplo, en cualquier trimestre, deberíamos estar trabajando en al menos 1 disruptor, 3 nuevas características y 20 a 30 optimizaciones. Si trabajáramos sólo en disruptores e ignoráramos por completo las optimizaciones. Es probable que en unos pocos meses se produzca una deuda de producto y clientes insatisfechos.

Las hojas de Google de arriba con una columna añadida para la categoría ahora se ve así:

hoja de ruta

Antes de comenzar con el siguiente paso, asegúrate de haber ignorado todas las ideas que habías clasificado como Distracciones.

Paso 2: Especificar un tema para cada idea de producto

Aunque he puesto esto como Paso 2, tiendo a hacer este paso en conjunto con el Paso 1.

Cada una de las ideas de productos anteriores encaja en un tema. Un tema puede incluir múltiples ideas de productos. Tema es una palabra amplia que describe el problema que resuelves para tu cliente y mueve una métrica de negocio para ti. Por ejemplo, cualquiera de los siguientes elementos podría ser un tema relevante para su producto:

Construye una gran experiencia a bordo.
Hacer el producto más rápido.
Añadir más integraciones.
Mejorar el UX general.
Características de la empresa.
Mejorar la oferta de análisis.

Siempre que elaboramos una hoja de ruta de productos, es más fácil seleccionar temas que ideas de productos individuales. Es más fácil hablar de un tema y decir que crearemos una gran experiencia de integración y también haremos que el producto sea más rápido. En lugar de hablar de las funciones y decir que trasladaremos nuestra tecnología de Adobe Flash a Web RTC o reduciremos los pasos de integración para un nuevo usuario.

Observa la diferencia en el lenguaje entre los temas y las funciones. El tema trata el problema que resuelve para sus clientes y es fácilmente comprensible para cualquiera. También note cómo cada uno de los temas anteriores está estrechamente relacionado con una o más de las métricas de su negocio.

Por lo tanto, ahora agreguemos un tema a cada una de nuestras ideas de la lista:

Paso 3: Seleccione sus temas para el trimestre

Los objetivos de su negocio difieren de un trimestre a otro. Por lo tanto, lo que se trabaja en el producto también variará de un trimestre a otro.

Esto significa que tienes que elegir algunos temas para trabajar en un trimestre basado en sus objetivos de negocio para ese trimestre. Recuerde que cada uno de los temas está estrechamente ligado a un objetivo empresarial.

Si la prerrogativa del negocio para un trimestre en particular es adquirir nuevos clientes con un gasto mínimo en marketing, quizás el equipo de productos debería trabajar en el tema Construir una gran experiencia de integración en ese trimestre.

Esto asegurará que las personas que ya están interesadas en tu producto (y por lo tanto, se han inscrito) también se venden en el producto porque usted está entregando la experiencia de Aha a ellos rápidamente donde ellos entienden el valor del producto.

Si está creando un plan de trabajo trimestral, calcula los temas en los que deseas trabajar en ese trimestre.

Paso 5: Califique las ideas de productos según su urgencia, impacto y esfuerzo

Escoja sólo los temas que sean relevantes para usted para ese trimestre y califique cada una de las ideas en los temas elegidos. Esta puntuación nos dirá el orden exacto en el que debemos abordar las distintas ideas.

Llevo a cabo este ejercicio de puntuación junto con los fundadores y los líderes de ingeniería/éxito semanalmente. Donde calificamos cada una de las ideas anteriores en tres parámetros: Urgencia, Impacto y Esfuerzo.

Urgencia

¿Qué tan urgente es la característica/idea para sus clientes (existentes y potenciales)? ¿Es la idea efectiva pero no tan urgente? ¿O la idea es efectiva y muy urgente? Por favor, no confundas la urgencia con el impacto que la idea puede tener.

Tal vez una optimización como un pequeño cambio de UX que le tomará menos de dos horas para implementar es urgente ya que el UX actual está roto y está llevando a clientes insatisfechos. Quizás una idea de disruptor es más urgente que las otras ideas de disruptor basadas en su visión del mercado y en lo que los clientes quieren.

Calificamos cada una de las ideas anteriores en una escala de 1 a 5, siendo 5 la más urgente y 1 la menos urgente.

Impacto

¿Cuál es el impacto esperado de su idea en sus clientes (existentes y potenciales) y en su posición competitiva en el mercado? ¿Será el impacto tan grande que la nueva característica le ayudará a adquirir nuevos clientes?

¿Será el impacto lo suficientemente significativo como para que sus clientes actuales usen más su producto y quizás incluso actualicen su suscripción? ¿El impacto le ayudará a adelantarse a la competencia y a alcanzar/mantener el liderazgo en el mercado?

Calificamos cada una de las ideas anteriores en una escala del 1 al 5, siendo el 5 el más impactante y el 1 el menos impactante.

Esfuerzo

¿Cuánto esfuerzo de desarrollo cree que requerirá la función? ¿Es algo que se puede implementar en un día o que requerirá unas pocas semanas o meses de esfuerzo?

Calificamos cada una de las ideas anteriores en una escala de 1 a 5, con 5 que indican mucho esfuerzo (un mes o más) y 1 que es el menor esfuerzo (unas pocas horas). Tenga en cuenta que esta estimación de esfuerzo no se basa en ninguna investigación técnica exhaustiva y es sólo una estimación basada en la experiencia pasada del CTO y del líder de ingeniería con el equipo.

Al final de este paso, la lista anterior tiene el siguiente aspecto:

Paso 5: Calcule la puntuación total para cada idea de producto

Basándonos en los tres parámetros anteriores – Urgencia, Impacto y Esfuerzo, calculamos la puntuación total para cada una de las ideas de producto en los temas elegidos según la siguiente fórmula:

Puntuación total = 100 x Urgencia + 10 x Impacto – 1 x Esfuerzo.

Proporcionamos estas ponderaciones exactas a Urgencia (100), Impacto (10) y Esfuerzo (1) porque siempre debemos trabajar primero en las ideas que son las más urgentes, las más impactantes y que requerirán el menor esfuerzo para su implementación. O, en términos sencillos, deberíamos trabajar primero en las ideas que son los frutos que cuelgan más bajo. Esto asegurará que creamos un fuerte impacto a través de victorias rápidas y fáciles.

Como puede ver en la tabla anterior, siempre debemos trabajar en los ítems de Alto Impacto y Bajo Esfuerzo antes de trabajar en el resto de los ítems. Entre todos los ítems de Alto Impacto, Bajo Esfuerzo. Debemos trabajar en los de Alta Urgencia antes de abordar el resto.

No hace falta decir que ignoramos los elementos de Bajo Impacto, Alto Esfuerzo, ya que serían un tiempo innecesario que se hundiría con poco o ningún impacto.

Una vez calculada la puntuación de cada una de las ideas, ordenamos la lista por el orden descendente de la puntuación total. Ahora veremos una lista priorizada de los temas que necesitamos abordar en este orden exacto. Por favor, recuerde que esta lista priorizada de ideas es sólo para aquellas ideas que pertenecen a los temas que habíamos elegido para el trimestre.

Además, tenga en cuenta que en este ejercicio, no hemos discriminado entre las ideas basadas en su categoría – Optimizaciones, Nuevas Características y Disruptores.

No hemos priorizado las nuevas características o disruptores por encima de las optimizaciones. En cualquier trimestre, debe asegurarse de que está trabajando en una combinación óptima de ideas en varias categorías.

Al final de este paso, nuestra lista de arriba se ve así:

hoja de ruta

Ahora tenemos una hoja de ruta de productos para el trimestre con nuestros temas elegidos y un orden exacto de prioridades en el que debemos trabajar en cada una de las ideas que pertenecen a esos temas.

Siguiendo este sencillo proceso, hemos sido capaces de construir fácilmente una hoja de ruta trimestral de productos que está muy estrechamente relacionada con nuestros objetivos de negocio trimestrales. Usted podría extrapolar este mismo ejercicio para construir una hoja de ruta mensual de productos o incluso una hoja de ruta anual de productos.

Sin embargo, es importante señalar que la hoja de ruta del producto que surge de este proceso no es rígida. De vez en cuando, es posible que se encuentre añadiendo tareas ad hoc a su hoja de ruta que no encajen en ninguno de los temas elegidos. Esto está bien siempre y cuando no se exagere, ya que el exceso puede llevar a una dilución en el enfoque del producto.

En segundo lugar, la hoja de ruta creada a través de este proceso es un documento vivo que evoluciona siempre en función de los profesionales y objetivos de la empresa. Usted debe visitar esta hoja de ruta una vez al mes o más para ajustar los temas, y la urgencia, el impacto y el esfuerzo, si es necesario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.