smartphone

Cómo el uso de la tecnología está interrumpiendo tu sueño

Probablemente ya hayas oído hablar que el uso de la tecnología cerca de la hora de acostarse puede afectar negativamente tu sueño. Pero, ¿cómo y por qué la tecnología puede, incluso actividades relajantes como ver televisión, interrumpir tu ciclo natural de sueño? En este artículo, repasaremos las diferentes formas en que la tecnología puede afectar tu sueño. Después de leer los siguientes hechos, podrás estar mucho más inclinado a guardar pronto tu smartphone y portátil en la noche!

¿Cómo afecta la tecnología al sueño?

El problema: La tecnología desprende luz azul que evita que el cerebro produzca melatonina. La melatonina es la hormona que controla el ciclo sueño/vigilia. Ya que se lanza en respuesta a la oscuridad, la luz brillante dada por tu teléfono, ordenador y televisión hace que sea más difícil dormirse. Cuando usas la tecnología justo antes de acostarte, la producción de melatonina de tu cuerpo se retrasa, y el reloj natural de tu cuerpo puede ser retrasado hasta una hora y media. ¡Eso es una hora y media que podrías haber pasado durmiendo!

La solución: Una solución a esto es simplemente evitar el uso de tu teléfono u otra tecnología con pantallas brillantes durante al menos una hora o dos antes de acostarte. Pero si es necesario que utilices tu portátil por la noche para ir a la escuela o al trabajo, puedes buscar la descarga de una aplicación o extensión que reduzca la luz azul que desprende tu dispositivo. Si tienes dificultades para dejar tus dispositivos por la noche, la información sobre la adicción de BetterHelp.com puede serte útil.

El problema: El uso de la tecnología es estimulante y te mantiene alerta. Una rutina regular a la hora de acostarse indica al cerebro que ya casi es hora de irse a dormir, pero cuando incluyes tecnología en esa rutina, tiene un efecto similar a beber una bebida energética, es demasiado estimulante. Incluso la estimulación pasiva como ver un programa de televisión, escuchar música o leer un libro electrónico le da a tu cerebro información que debe tomar tiempo procesar antes de dejar de dormir. En resumen, llena tu cerebro de pensamientos y lo mantiene activo cuando realmente quieres que se calme.

La solución: Por supuesto, detener el uso de la tecnología una o dos horas antes de acostarse puede resolver este problema. Pero si realmente quieres hacer una diferencia en tu calidad de sueño, eliminar la electrónica de tu dormitorio podría ser útil.

El problema: Es fácil ser excesivamente absorbido y distraído cuando se utiliza la tecnología. ¿Cuántas veces has llegado al final de un episodio y has pensado, «Sólo uno más no te dolerá», o has decidido que no afectaría demasiado tu sueño si superas un solo nivel más de un videojuego? Desafortunadamente, es demasiado fácil perder la noción del tiempo y mantener tu cerebro despierto durante mucho más tiempo del que inicialmente planeas. Además, las notificaciones nocturnas pueden distraer a tu cerebro de dormir correctamente, incluso después de que te hayas quedado dormido.

La solución: Puede ser el momento de invertir en un despertador clásico para que puedas mantener tu teléfono móvil en otra habitación mientras duerme. De esta manera, las notificaciones no afectarán tu sueño y será mucho menos probable que recurras a la tecnología si te despiertas por la noche. Junto con la evitación recomendada de pantallas durante al menos una o dos horas antes de acostarte, una dosis saludable de fuerza de voluntad debe ayudarte a frenar esos impulsos de seguir viendo un programa de televisión, jugar un videojuego o pasar el tiempo que debe dormir en el entretenimiento.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies