Hot Cold Wallet 1

Billetera caliente vs billetera fría, ¿cuál es mejor?

  • Billetera caliente y billetera fría es el nombre con el que se conoce a las carteras virtuales (en inglés wallet) donde debemos almacenar nuestras tenencias de Bitcoin y demás criptos que compremos
  • Las diferencias entre estos sistemas no son pocas, y justifican una completa evaluación del caso. Incluso, muchos inversores prefieren confiar en ambas soluciones en simultáneo para sus activos

Si ya tienes algunos conocimientos básicos sobre criptos, entonces estamos seguros de que te habrás interesado mínimamente en la posibilidad de invertir en estas monedas digitales. Ahora bien, no sólo es importante el proceso que nos permite hacernos con ellas, sino que, a la hora de guardar nuestros activos de criptomonedas, tendremos que elegir una cartera o billetera virtual, entre la billetera caliente y la billetera fría pero, ¿en qué se diferencian?

El caso es que nuestros primeros pasos dentro de la criptografía pueden ser un poco intimidantes, y aunque haya algo de experiencia de la que podamos servirnos, o incluso consejos de otras personas, este acercamiento inicial dentro del mundo cripto lo recordaremos por lo abrumador que puede resultar tratar con nuevas tecnologías.

A diferencia del dinero físico, que todos tenemos algún lugar específico en el que solemos guardarlo si no es en nuestra institución financiera de confianza, con el digital no queda más remedio que confiar en una billetera.

Formas de almacenar nuestras criptomonedas

Si como decíamos estás haciendo tus primeras transacciones con criptomonedas, una pregunta básica, indispensable, es «¿dónde guardar los Bitcoins, Ethereum y altcoins que acabo de adquirir en un intercambio de criptomonedas (exchange)?«. Principalmente, nos interesará que el dinero esté seguro, pero también accesible si lo necesitamos.

A partir de estos requisitos, surgen distintos modos de almacenar nuestras criptomonedas de forma momentánea o definitiva, que es cuando entran estas billeteras, así que conozcamos en detalle qué opciones tenemos por ahora.

Plataformas de intercambio de criptomonedas

La manera más dinámica de usar las criptomonedas, o de guardarlas momentáneamente, son las propias plataformas que usamos para intercambiarlas por otros activos, donde permanecerán hasta que queramos hacer una operación. Siempre que estemos operando los activos deberán estar allí, por lo que también funcionan como almacenamiento. Pero, lo más importante, cuando tus criptomonedas están en un intercambio centralizado, realmente el propietario no es el que posee sus activos, sino que realmente están en posesión del intercambio.

Sin embargo, como estos servicios están orientados a las transacciones y no a la seguridad, y la mayoría desea irse a dormir tranquilo por las noches, existen las wallets, carteras o billeteras donde almacenar todas las cripto.

El procedimiento normal sería, entonces, comprar los activos, y enviarlas a la billetera para guardarlo con protección.

billetera fría caliente
La ventaja más sobresaliente de las billeteras calientes es que tendremos nuestros activos a un par de clicks pero, en contrapartida, la desventaja es que no son tan seguras como nos gustaría pensar.

¿Qué es una billetera caliente?

Si abordamos el tema desde las billeteras calientes, debemos decir que es el tipo más común, una pieza de software más de este rompecabezas, que guarda los activos como los programas de almacenamiento en la nube.

La ventaja más sobresaliente de esta solución es que tendremos nuestros activos a un par de clicks, siempre que estemos conectados a Internet, pero sin limitaciones en cuanto al sitio ni al tiempo en que nos hagan falta.

Además, un buen porcentaje de las billeteras calientes son gratuitas, y la mayoría de las plataformas de intercambios tienen las suyas, para que el traspaso de los activos sea más orgánico, y no haya que confiar en fuentes distintas.

En contrapartida, la desventaja de las billeteras calientes es que no son tan seguras como nos gustaría pensar, ya que no estamos nunca exentos de hackeos.

Entonces, ¿la mejor solución son las billeteras frías?

Frente a esos riesgos en materia de seguridad aparecieron las billeteras frías, una pieza física de hardware, algo similar en apariencia a una unidad USB como los pendrives, que almacena en su interior activos digitales.

Al no estar conectado a Internet, no corremos ningún peligro de que alguien pueda acceder a los activos mientras estamos ocupados haciendo otra cosa, por lo que no tenemos nada que temer si optamos por hacer hodling.

Por supuesto que esta alternativa tiene sus puntos débiles, como que una billetera fría cuesta entre 100-200 dólares. Puede no parecer tanto dinero, pero eso estará íntimamente relacionado con la cantidad que quieras proteger. Conviene aclarar que ese valor se explica a partir de que estas memorias son mucho más resistentes.

Pero probablemente lo que desaliente a algunos a seleccionarlas es que si hay algún problema con el dispositivo, todas las tenencias almacenadas en su interior se pierden, como ya ha pasado y por millones de dólares.

¿Son las billeteras un impedimento para invertir en criptomonedas?

Aunque todo lo que hemos mencionado podría darte un poco de miedo, ten en cuenta que las cosas no son tampoco mejores con el dinero físico que usamos a diario. Es decir, ésta no debería ser una razón para no tener criptos.

Simplemente debemos ser precavidos con nuestros activos y, ahora que conoces las características de cada billetera, utilizar la más recomendable en cada uno de los supuestos, para así aprovechar al máximo sus capacidades.

¿Dónde sueles almacenar tus criptomonedas, en una billetera fría o en una billetera caliente?


Deja un comentario