Marketing de productos 1

Marketing de productos: errores comunes que debes evitar

Todos los años, el marketing de productos da pasos al frente, dejándonos algunas valiosas lecciones que deberíamos aprender si queremos tener éxitos con nuestro emprendimiento. No importa qué clase de servicios intentes ofrecer, los errores más comunes en una estrategia de ventas suelen repetirse. Por este motivo, vamos a brindarte a continuación, un pequeño listado con esas equivocaciones habituales que deberías evitar. Si sigues estos consejos, puedes estar seguro de haber ganado mucho.

Apostar por trucos mágicos y atajos

Una de las fallas más frecuentes en el marketing de contenidos tiene que ver con la búsqueda de soluciones mágicas. En efecto, no está mal ir a ver un espectáculo de magia al teatro, pero créenos que eso no existe en el mundo de la mercadotecnia. Apostar todas tus cartas a encontrar una solución mágica solo hará que pierdas el tiempo y enfoques mal tus esfuerzos.

Sucede que muchas compañías exitosas nos han vendido ciertas fórmulas de resultados inmediatos. Pero esa no es más que una estrategia de marketing. Todas ellas saben perfectamente que, si han crecido, es porque lograron reunir un buen producto o servicio, con una estrategia de mercado sólida y escalable a medida que se planteaban nuevos objetivos.

Por supuesto, en los comienzos de Internet, allá por la década del ´90, había más espacio para obtener magníficos resultados en muy poco tiempo. La web se parecía un poco al lejano oeste, y las mentes más ágiles se aprovechaban de buscadores no tan precisos, o con vulnerabilidades. Pero, lamentamos decirte, para 2020 esa piratería cibernética asociada al marketing ha muerto.

La mayoría de los usuarios conocen los trucos, las leyes de privacidad podrían meterte en problemas si te descubren violándolas, y Google no sólo es indescifrable, sino que además cambia las reglas de juego todo el tiempo. Cualquier solución mágica se esfumaría en un segundo aunque funcione en el primer momento. Por eso no debes perder tus horas en ellas.

¿Y qué decisiones sí dan resultados? En primer lugar, ponerte en manos de especialistas que verdaderamente sepan del tema. Así lograrás desarrollar procesos escalables y sustentables a largo plazo.

Marketing de productos 8

Contratar a los expertos equivocados

En segundo lugar, el marketing de productos no es algo que puedas tomarte a la ligera. A menos que tú mismo tengas una gran experiencia en este campo, contratar profesionales que puedan ayudarte no será demasiado fácil. Debes prestar atención a algunas cuestiones si no quieres perder tu dinero.

Por ejemplo, estas personas deben encargarse de toda tu estrategia de marketing, no pueden derivarte a uno de sus socios o conocidos para que realice otra porción del trabajo. De igual modo, deben sugerirte soluciones aparte de las que tú mismo propones, ya que ellos son los especialistas.

Pero, sin que lo demás pierda relevancia, averigua sobre sus conocimientos acerca del negocio en el que te estás metiendo. Si un experto sabe mucho técnicamente, pero no puede volcar esos conocimientos a tu sector, la contratación no le servirá a ninguno. Y, por otro lado, siempre busca desarrollar varios canales de marketing. Así, si alguno no retribuyera, los demás ya estarían encaminados.

Marketing de productos 6

Limitarse a las soluciones gratuitas

La mayoría de los emprendedores adhiere a la idea de que tienen que ahorrar todos los costes posibles. No es una mala decisión, claro, si no la llevas al extremo. Tienes que comprender, para crecer, en ocasiones es necesario invertir en plataformas y personas que realmente valgan la pena.

Algunos emprendedores, de hecho, escapan de cualquier publicidad pagada simplemente por el hecho de que es pagada. Ellos suelen centrarse en cuestiones como el marketing de contenidos o el SEO. Pero hay algo que nadie les dice, o no quieren ver: para que el marketing de contenidos o el SEO den resultados, necesitarás mano de obra. Mano de obra a la que debes pagarle por su tiempo, trabajo y habilidades. Entonces, ¿eran opciones gratuitas realmente?

Entonces, en vistas de que estás invirtiendo dinero en tu pequeña empresa, ¿por qué no asumirlo y darle el mejor destino posible? Existen técnicas que, con una inversión mínima, multiplicarán tus ganancias. Los anuncios de búsqueda, por citar un ejemplo. En resumen, que no descartes canales de publicidad sólo por ser de pago. Busca un equilibrio entre éstos y los gratuitos. Así es como se consigue sobresalir.

Marketing de productos 5

Sobrevalorar el producto

Este es un error conceptual que puede afectar negativamente tu marketing de producto. Si tienes una valoración “inflada” de tu producto, y en las primeras campañas no logras que la gente lo demande, tendrás la tendencia a pensar que el problema es el marketing realizado sobre él. De vez en cuando, la estrategia de marketing está bien, pero el inconveniente es que nadie quiere tu producto.

Esta noción, que puede resultar devastadora para un emprendedor novato, no es negativa del todo. Déjanos explicarte: si te enteras de que el producto tiene debilidades al principio de tu camino, siempre estás a tiempo de girar hacia la dirección correcta. Hacerlo tarde puede reducir tus proyecciones.

Por tanto, cuando una campaña de marketing no se transforme en ventas inmediatas, no te apures innecesariamente. Evalúa a fondo sus puntos débiles, pero también los del producto o servicio.

Marketing de productos 2

Contratar demasiada gente

Sí, a todos nos gustaría decir que estamos al frente de una compañía con 20 o 30 empleados. Pero nuestro consejo es que no contrates esa cantidad de trabajadores a menos que los necesites. Como suele decirse: “nueve mujeres no pueden tener un bebé en un mes”. Más gente no siempre acelerará los procesos.

Las nuevas altas en el equipo, sólo deben realizarse cuando:

  • Tienes que llevar proyectos a la siguiente escala
  • Debes rellenar un cupo técnico demasiado específico, que nadie más puede cubrir
  • Hay que ocupar una posición que te está llevando mucho tiempo como cabeza del grupo

Y no deben realizarse cuando:

  • Te hayan recomendado a alguien que, por brillante que sea, no tiene un rol asignado
  • Quieras únicamente añadir «agudeza mental» a tu equipo
Marketing de productos 3

Comenzar la comercialización demasiado tarde

Y vamos con la última sugerencia para tu marketing de productos, sobre las etapas de tu campaña. Básicamente, debes saber que un producto puede, y debería, empezar a venderse antes de estar listo. Podría sonarte algo extraño pero lo vemos a diario. Por caso, en cada iniciativa de crowdfunding.

Mostrar tu producto, y animar a que la gente se acerque al proyecto aunque no está terminado, te traerá múltiples beneficios. Beneficios que, incluso, pueden llegar a alterar tu marketing de productos luego.

Por un lado, conocerás qué piensan los potenciales compradores. Por otro, harás que el boca en boca o los canales de difusión como redes sociales se pongan en marcha por su cuenta. Y eso generará una importante expectativa natural para el momento en que lo lances. Todo es una cuestión de maduración.

¿Tienes un emprendimiento propio? ¿Cuál de estas recomendaciones acerca de los errores en el marketing de productos consideras más importante?


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies