hackear iphone efectivamente

¿Realmente se puede hackear tu iPhone?

El dispositivo insignia de Apple, el iPhone, se ha ganado la reputación de ser un móvil centrado en la seguridad gracias al dominio de esta empresa sobre el ecosistema actual. No obstante, ningún dispositivo es perfecto cuando se trata de seguridad. Así pues, surge la pregunta: ¿se puede hackear tu iPhone? ¿Cuáles son los riesgos que hay?

Lo que significa hackear tu iPhone

“Hackear” es un término general que a menudo se usa de forma incorrecta. Se refiere al acceso ilegal a una red informática, en términos comunes. En el contexto de un dispositivo como un iPhone, el hacking podría referirse a cualquiera de los siguientes términos.

En primer lugar, se refiere a obtener acceso a la información privada de alguien almacenada en un iPhone. Además de monitorear o usar un iPhone de forma remota sin el conocimiento o consentimiento del propietario y cambiar la manera en que funciona un iPhone utilizando software o hardware adicional.

De forma técnica, alguien que adivine tu código de acceso podría hacer hacking. La instalación de un software de monitoreo en tu iPhone para que alguien pueda espiar tus actividades también podría ser algo que esperas que haga un hacker.

También existe algo llamado jailbreak, que es instalar firmware personalizado en un dispositivo. Esta es una de las definiciones más modernas de hacking, pero también se utiliza ampliamente. De esta manera, muchas personas han hackeado sus propios iPhones al instalar una versión modificada de iOS para eliminar las restricciones de Apple.

Los malwares son perfectos para hackear iPhone con efectividad

El malware es otro problema que ha afectado antes al móvil iPhone. No solo las aplicaciones en la App Store han sido clasificadas como malware, sino que también se han encontrado algunas vulnerabilidades de “día cero” en el navegador web de Apple, Safari. Esto permitió a los hackers instalar programas espía que sorteaban las medidas de seguridad de Apple y robaron información personal.

De igual manera, el espacio de jailbreak tiene mucho movimiento. Esto por la razón de que es una especie un juego constante de gato y ratón entre Apple y los modificadores. Si mantienes tu dispositivo actualizado, lo más probable es que estés algo “seguro” contra cualquier hacking que se base en el método de jailbreak.

No obstante, esta no es razón para que bajes la guardia. Los grupos de hackers, los gobiernos y las agencias de leyes están interesados ​​en encontrar formas de evitar las protecciones de Apple. Cualquiera de estos entes podría descubrir un avance en cualquier momento y no notificar a Apple ni a los usuarios en general.

Tu iPhone no se puede usar de forma remota

De esta forma, Apple no permite que nadie controle remotamente un iPhone a través de aplicaciones de acceso remoto, como TeamViewer. Si bien el sistema operativo macOS viene con un Servidor Virtual de Computación en Red (VNC) instalado que permite controlar tu Mac de forma remota si lo habilitas, iOS no lo tiene.

Esto significa que no puedes controlar el iPhone de alguien sin hacerle un jailbreak primero. Hay servidores VNC disponibles para iPhones con jailbreak que habilitan esta funcionalidad, pero iOS por sí solo no lo hace, ni lo permite.

El sistema iOS utiliza un sistema de permisos muy robusto para otorgar a las aplicaciones acceso explícito a servicios e información particulares. Cuando instalas por primera vez una nueva aplicación, a menudo se te pide que otorgues permiso a los servicios de ubicación o a la cámara de iOS. Las aplicaciones no pueden acceder a esta información sin tu permiso explícito, literalmente.

No existe la manipulación completa del software

Del mismo modo, no hay ningún nivel de permiso disponible en iOS que otorgue acceso completo al sistema. Cada aplicación está protegida, lo que significa que el software está separado del resto del sistema en un entorno seguro llamado de “sandbox”. Esto evita que las aplicaciones potencialmente dañinas afecten al resto del sistema, incluida la limitación del acceso a la información personal y a los datos de la aplicación.

Ahora bien, debes tener cuidado con los permisos que otorgas a una aplicación siempre. Por ponerte un ejemplo, una aplicación como Facebook quiere acceder a tus contactos, pero esta app no requiere de esto para que pueda funcionar.

Una vez que otorgues acceso a esta información, la app puede hacer lo que quiera con esos datos, incluida la carga en un servidor privado y almacenarlos para siempre y sin que te des cuenta. Esto podría violar el desarrollador de Apple y el acuerdo de la App Store, pero técnicamente aún es posible que una aplicación lo haga.

Como es normal preocuparse por los ataques en tu dispositivo de fuentes peligrosas, es probable que tengas más riesgo de revelar tu información personal a una aplicación “segura” que simplemente te lo preguntó cortésmente. Así que revisa los permisos de la app de tu iPhone rutinariamente y siempre piénsalo dos veces antes de aceptar las condiciones de una aplicación.

Posibles fallas en tu ID de Apple y en seguridad de iCloud

Tu ID de Apple, que es su cuenta de iCloud, es probablemente más susceptible a la interferencia externa que tu iPhone. Al igual que cualquier cuenta en línea, muchos usuarios podrían obtener tus credenciales.

Probablemente ya tengas habilitada la autenticación de dos factores (2FA) en tu ID de Apple. Aun así, es posible que quieras asegurarse de ir a Configuración – (Tu nombre) Contraseña y seguridad en tu iPhone. Pulsa la opción “Activar autenticación de dos factores” para configurarlo si aún no está habilitado.

Ahora bien, cada vez que inicies sesión en tu ID de Apple o en tu cuenta de iCloud, deberás ingresar un código enviado a tu dispositivo o número de móvil. Esto evita que alguien inicie sesión en tu cuenta incluso si conoce tu contraseña.

No obstante, incluso la 2FA es susceptible a ataques de ingeniería social. La ingeniería social se ha utilizado para transferir un número de móvil de una tarjeta SIM a otra. Esto podría darle a un posible “hacker” la pieza final del rompecabezas a toda tu vida en línea si ya conocen tu contraseña maestra de correo electrónico.

Igualmente, esto no es un intento de asustarte o volverte paranoico. Pero esto demuestra cómo se puede hackear cualquier cosa si se da suficiente tiempo e ingenio. No debes preocuparte demasiado por estas cosas, pero ten en cuenta los riesgos y mantente alerta siempre.

Hackear tu iPhone: ¿qué pasa con el software iPhone “Spy”?

Una de las cosas más cercanas a un truco para afectar a los usuarios de iPhone es el llamado software espía (spy software). Estas aplicaciones se aprovechan de la paranoia y el miedo al invitar a las personas a instalar software de monitoreo en los móviles. Estos se comercializan como una forma de hacer un seguimiento de la actividad del iPhone de otra persona.

Estas aplicaciones no pueden funcionar en el stock de iOS, así que requieren que el dispositivo tenga el jailbreak primero. Esta acción abre el iPhone a una mayor manipulación, problemas de seguridad y posibles inconvenientes de compatibilidad de aplicaciones ya que ciertas aplicaciones no funcionarán en dispositivos con jailbreak.

Una vez que el dispositivo está liberado y el servicio de monitoreo está instalado, las personas pueden espiar móviles individuales desde los paneles de control web. Esta persona verá cada mensaje de texto enviado, los detalles de todas las llamadas realizadas y recibidas e incluso nuevas fotos o vídeos tomados con la cámara.

Del mismo modo, estas apps no funcionarán en los últimos iPhones, incluidos los XS, XR, 11 y el último SE. Y solo hay un jailbreak disponible para algunos dispositivos con iOS 13. Este hack ha caído en desgracia debido a que Apple dificulta el jailbreak de los dispositivos recientes. Así que representan una pequeña amenaza bajo el sistema operativo iOS 13.

No obstante, esto no se quedará así para siempre. Con cada gran desarrollo de jailbreak, estas “empresas” empiezan a comercializar nuevamente. No solo espiar a otra persona es cuestionable e ilegal. Sino que el jailbreak del móvil de alguien también lo expone al riesgo de malware. También anula cualquier garantía que le quede.

El WiFi puede ser vulnerable y esto permite hackear al iPhone

Independientemente del dispositivo que estés utilizando, las redes inalámbricas no seguras siguen siendo una de las mayores amenazas para la seguridad de los móviles como el iPhone. Los hackers pueden usar ataques de “hombre en el medio” (man in the middle) para configurar redes inalámbricas falsas y no seguras para capturar el tráfico de paquetes.

Al analizar este tráfico, conocido como rastreo de paquetes, un hacker podría ver la información que está enviando y recibiendo. Si esta información no está cifrada, podría estar extrayendo contraseñas, credenciales de inicio de sesión y otra información confidencial.

Así que debes ser inteligente y evitar el uso de redes inalámbricas no seguras y debes tener esto en cuenta cada vez que uses una red pública. Para mayor tranquilidad, puedes encriptar el tráfico de tu iPhone con una VPN y así nadie podrá hackear tu iPhone.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies